Universitarios y comunidades elaboraron juegos de mesa para promover el uso de las lenguas originarias entre hijos de indígenas que habitan en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El proyecto se denomina “Revitalización de lenguas de las comunidades indígenas establecidas en la Zona Metropolitana de Guadalajara” y está a cargo de la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas (UACI), de la Coordinación General de Extensión de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

La flor wixárika (peyote), una muñeca elaborada por la comunidad otomí y artesanías de tejido hechas por mixtecos, son algunos elementos plasmados en juegos de mesa como la lotería creados para los niños y jóvenes de comunidades indígenas de esta ciudad que empiezan a distanciarse de sus culturas.

Al respecto, el maestro Miguel Gómez Pérez, responsable del Área de Migrantes-Residentes de la ZMG de la UACI, explicó que este trabajo surgió a solicitud de integrantes de la cultura otomí.

Participaron también los académicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), maestra Ana Line Martínez Sixto y el doctor José Luis Iturrioz Leza, así como miembros de algunas comunidades.

El programa inició en 2016 en la Escuela Primaria Lázaro Cárdenas, en Cuexcomatitlán, Tlajomulco de Zúñiga, donde mediante talleres de una hora por semana, trabajaron con 24 pequeños de origen mixteco, wixárika y otomí, que cursaban de primero a quinto grados.

En los cursos hablaron sobre derechos indígenas, temas escolares, entablaron diálogos interculturales y fomentaron sus lenguas por medio de palabras de plantas o juegos, entre otras actividades, en conjunto con Ruth Elena Martínez, también de la UACI.

Esta labor tuvo el apoyo del jefe de esta unidad, maestro Juan Manuel Franco Franco.

“Sabemos que es complicado con los niños que están en una zona urbana, donde la hegemonía es hablar español”, detalló Gómez Pérez, originario de Chiapas y quien habla el tzeltal.

Comentó que la mayoría de los niños ya nacidos en la ZMG conocen la lotería. “A través de esto trabajamos en la elaboración de la lotería con los productos que conocen en su comunidad y sus significados”, agregó.

En la actualidad se cuenta con loterías en las lenguas mixteco (Oaxaca); otomí (Hidalgo y Querétaro); wixárika (Jalisco y Nayarit); purépecha (Michoacán); además, están trabajando las de lengua mixe (Oaxaca) y tzeltal (Chiapas), que esperan tener a inicios de 2018.

Los juegos de serpientes y escaleras y el bebeleche lo tienen en otomí, purépecha y mixteco.

Una de las metas es replicar estas actividades en otras escuelas y sitios. “Estamos haciendo una evaluación del proyecto”, dijo Gómez Pérez.

La UACI tiene más de 20 años acompañando a comunidades indígenas –entre las que se encuentra la wixaritari del Norte de Jalisco– en temas como la defensa de su territorio y el reconocimiento de sus derechos fundamentales. Además, dan seguimiento y acompañamiento en diversos aspectos.

La lotería, tradicional en México y traída de Europa, así como otros juegos de mesa, brindan beneficios en procesos mentales de atención, memoria, vocabulario, capacidad de comunicación, trabajo en equipo y socialización.

Además de actividades cognitivas como la organización y la planeación, explicó la doctora Olga Inozemtseva, académica e investigadora del Instituto de Neurociencias de la UdeG.