El coordinador humanitario de las Naciones Unidas (ONU) para Yemen, Jamie McGoldrick, expresó hoy su preocupación por creciente aumento de la muerte de civiles en ataques de la coalición árabe, que causaron al menos 68 muertos en las últimas 24 horas en todo el país árabe.

“Estoy profundamente preocupado por el aumento de las bajas civiles causadas por los ataques intensos e indiscriminados en todo Yemen”, afirmó McGoldrick en un comunicado, en el que denunció la muerte de 136 civiles en los últimos días.

Citando informes iniciales de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (ACNUDH), el funcionario precisó que tan sólo el día el martes pasado, al menos 54 civiles, incluidos ocho niños, murieron en una serie de ataques aéreos en un concurrido mercado de la gobernación de Taizz.

Los ataques, que también causaron lesiones a otras 32 personas, incluidos seis niños, se registraron en zonas residenciales de la aldea de Al Hayma, en el distrito de Attazziah, de Taizz, en el suroeste de Yemen.

 “Durante los últimos días, las zonas residenciales en Al Hayma, incluida una unidad de salud ocupada por desplazados internos, han estado sujetas a un bloqueo total por parte de las autoridades de facto y al bombardeo indiscriminado que causó víctimas entre los residentes y el desplazamiento de muchas familias a áreas más seguras”, destacó. 

Otro ataque aéreo en una granja en el distrito de Attohayta, gobernación de Al Hudaydah provocó el martes pasado la muerte de 14 personas, todas miembros de una misma familia, que se suman a las 84 bajas civiles reportadas en los últimos 10 días. 

“Estos incidentes prueban la completa indiferencia por la vida humana que todas las partes, incluida la coalición encabezada por Arabia Saudita, continúan demostrando que en esta guerra absurda sólo ha resultado en la destrucción del país y el sufrimiento inconmensurable de su pueblo, quienes están siendo castigados como parte de una inútil campaña militar de ambas partes”, señaló.

El representante de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU para Yemen recordó a todas las partes en el conflicto, incluida la coalición liderada por Arabia Saudita, sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario para preservar la infraestructura civil y para distinguir siempre entre objetos civiles y militares. 

McGoldrick destacó que las consecuencias más graves en los más de mil días del conflicto armado en Yemen lo han soportado los civiles y recordó que para poner fin a la guerra no se necesita una solución militar, sino política. 

La República de Yemen ha permanecido sumida en el caos desde septiembre de 2014, cuando las tropas rebeldes Houthi tomaron el control de la sede del gobierno, el aeropuerto, escuelas y varios edificios públicos de Saná, obligando al presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi a huir.

Desde el 26 de marzo de 2015, una coalición de nueve países árabes, liderada por Arabia Saudita, impulsa una ofensiva militar contra la milicia Houthi, en busca de restablecer al presidente Hadi en el poder y que la calma regrese a Yemen.