El gobierno argentino anunció hoy el aumento de sus metas de inflación para el próximo año en medio de la incertidumbre económica provocada por la escalada del dólar y un creciente déficit fiscal.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el ministro de Finanzas, Luis Caputo y el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, ofrecieron este jueves una rueda de prensa que sorprendió por la premura con la que fue convocada.

La víspera, el dólar llegó a un precio de 18.70 pesos, un precio récord que coronó una lenta pero persistente devaluación registrada en los últimos días.

Además, los datos oficiales revelaron que el déficit fiscal acumula desde enero nueve mil 197 millones de dólares, el nivel más alto alcanzado en este país, debido al incremento de las importaciones y la baja de las exportaciones.

Otro dato que ha encendido las luces de alerta es el endeudamiento, también récord, ya que durante el gobierno de Mauricio Macri, Argentina se ha convertido en el país emergente que más deuda emitió en el mundo en los últimos dos años.

Con esos datos poco alentadores, desde el gobierno convocaron a una sorpresiva rueda de prensa por parte del gabinete económico que generó todo tipo de especulaciones.

Peña trató de alejar cualquier tipo de temor al asegurar que el gobierno alejó el fantasma de una crisis económica y en 2017 la economía volvió a crecer, lo que muchos ponían en duda después de la recesión de 2016, primer año del macrismo en el poder.

"La economía está creciendo de manera sustentable y sana y vamos a tener otro año de crecimiento el año próximo y va a ser un sendero de crecimiento para otros años", dijo.

También reconoció que “podemos recalibrar algunas cuestiones que no van a transformar el sentido ni la orientación ni el foco de los objetivos de nuestra política económica que es combatir la pobreza, reducir la desigualdad y lograr un país más justo y un crecimiento sostenible para todos”.

Dujovne, por su parte, reconoció que la meta de inflación prevista para el próximo año, que inicialmente se había establecido en un techo del 12 por ciento, ahora será del 15 por ciento, con el plan de reducir este indicador a un dígito en el año 2020.

Sobre el déficitl fiscal, explicó que la meta es que baje de manera gradual y sea del 3.2 por ciento en 2018, 2.2 por ciento en 2019 y 1.2 por ciento en 2020 con respecto al Producto Interno Bruto (PIB).

“Con este escenario macroeconómico, la situación fiscal, una deuda pública que es sostenible, con un país que es solvente, cumpliendo sus metas de inflación, Argentina va a crecer al 3.5 por ciento por lo menos durante los próximos años”, prometió.