El presidente de Rusia, Vladímir Putin, calificó de "atentado" la explosión que dejó anoche 13 heridos en un supermercado del norte de su ciudad natal, San Petersburgo.

"Ayer fue perpetrado un atentado terrorista en San Petersburgo", declaró el presidente al reunirse esta mañana con oficiales rusos que habían participado en la operación militar en Siria.

Putin añadió que había pedido al Servicio Federal de Seguridad (FSB) que se atenga a la ley cuando proceda a la detención de los responsables, "pero actúe de manera resuelta, sin tomar prisioneros, y elimine a los criminales a la menor amenaza a la vida y la salud de los agentes".

La vicegobernadora de San Petersburgo, Ana Mitiánina, comunicó más temprano que de un total de 13 personas heridas por la explosión, cinco rechazaron la hospitalización, dos recibieron el alta esta mañana y seis continúan ingresadas en centros médicos.

Una bomba cargada de metralla explotó hacia las 18:45 hora local (15:45 GMT) del 27 de diciembre en un supermercado de la cadena Perekrestok, al norte de San Petersburgo.

El artefacto, de potencia equivalente a 200 gramos de trilita (TNT), estaba colocado en una consigna.

El Comité de Investigación abrió un expediente penal por "tentativa de homicidio" en un principio.

El portal de información local Fontanka.ru difundió el jueves imágenes de las cámaras de vigilancia en las que aparecía el sospechoso de provocar la explosión.

En esas imágenes, el individuo, vestido con una chaqueta verde con capucha, aparecía, primero, con una mochila, visiblemente pesada, y después, saliendo del supermercado sin la mochila.

La explosión se produjo en la antigua capital imperial rusa, blanco de un atentado en abril. Las autoridades rusas están preocupadas por el regreso de los yihadistas que partieron a combatir en Siria e Irak en las filas del grupo Estado Islámico.

Rusia interviene militarmente en Siria desde septiembre de 2015. El país "hizo una contribución crucial en la derrota de las fuerzas criminales que lanzaron el desafío a toda la civilización, en la destrucción del ejército terrorista, de una dictadura bárbara", dijo Putin.

Putin anunció a mediados de diciembre un retiro parcial de las tropas en Siria. Los servicios de seguridad indicaron luego que temían la llegada de yihadistas de regreso de Siria ahora que el grupo Estado Islámico perdió la casi totalidad de su territorio en ese país y en Irak.