El ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, rechazó hoy que los militares sean los que gobiernan Venezuela y atribuyó esa imagen “errada” del cuerpo castrense a versiones de la prensa opositora.

"Han querido hacernos ver a nivel internacional que en Venezuela gobernamos los militares y eso no es así", señaló Padrino en un acto con trabajadores en una instalación militar.

El jefe castrense negó que los militares busquen ocupar espacios de poder fuera de sus funciones, a pesar de la creciente intervención de uniformados en áreas distintas a sus competencias.

"Insisto, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana no es una institución que anda buscando espacios para estar haciéndose de prerrogativas u ocupando espacios que no les competen. Nosotros no queremos un Gobierno, no; queremos trabajar junto al pueblo", aseveró.

En el Fuerte Tiuna de Caracas, la mayor instalación militar del país, Padrino dijo que la defensa de la nación debe asumirse con un carácter eminentemente popular y multidimensional.

"Nosotros (militares) queremos trabajo junto al pueblo. Se trata de un tema de unión cívico militar. Ahí está la principal fortaleza donde debemos seguir trabajando", puntualizó.

Además, Padrino llamó a los ciudadanos a trabajar en conjunto con los militares para poder consolidar el modelo socialista, que es la bandera que levanta el Gobierno bolivariano.

"La defensa integral es multidimensional, para lo cual tenemos que asumir un carácter de amplitud y abordarlo en lo político, en lo económico y lo social", dijo.

Los militares han sido señalados, junto con el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y el Consejo Nacional Electoral (CNE), como las principales bases que sostuvieron al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en un año difícil por las protestas que entre abril y julio dejaron más de 100 muertos, la depresión económica y la inflación galopante.

Este año, Maduro amplió la participación de oficiales militares en áreas distintas a sus atribuciones.

El mes pasado, en medio de un escándalo de corrupción en la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), Maduro designó al mayor general de la Guardia Nacional (policía militarizada), Manuel Quevedo, como presidente de la petrolera, además de ministro de Petróleo.

Quevedo fue el encargado de sofocar las protestas de 2014 contra el Gobierno, las cuales dejaron 43 muertos, y es un desconocido en el mundo petrolero.