Un propósito de inicio de año es comprar una casa o un departamento, sin embargo, después de lo ocurrido durante los terremotos de septiembre, en donde se cayeron varios edificios por negligencia de parte de las constructoras, es necesario tomar sus precauciones, señaló el especialista Óscar García Cervantes.

El instructor certificado en Protección Civil por parte del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), comentó que hoy necesitamos que los inmuebles que vamos a adquirir sean lo más seguros posibles y estemos satisfechos de nuestra compra.

Además, dijo, se debe checar cuáles materiales se usaron y cómo es la construcción, así como conocer qué inmobiliarias estuvieron a cargo.

Resaltó que los futuros compradores deberán acudir a las autoridades tanto delegacionales como del gobierno de la Ciudad de México, para solicitar información sobre el uso del suelo y hasta qué nivel se puede construir en la zona en donde se decidió adquirir una vivienda

Detalló que cada vez se hace más importante, como parte de una cultura de la prevención, contratar con un seguro para poder hacerle frente a algún tipo de contingencia como un sismo o incendio.

El experto en Protección Civil precisó que por el lado de las autoridades delegacionales tendrán que poner un mayor énfasis en la materia, "esto es respecto a las unidades delegacionales, para que en cuanto detecten una vulnerabilidad en un edificio de inmediato revisen los inmuebles.

Explicó que es necesario consultar las modificaciones que ha tenido el Reglamento de Construcción de la Ciudad de México, poner énfasis en los materiales de construcción y mucha atención en el cumplimiento de las especificaciones técnicas.

Añadió que estos cambios se deben consultar dependiendo del número de niveles que se van a construir, pues se tiene que revisar la cimentación, por ejemplo, si serán tres niveles tendría que tener una cimentación de cinco metros.

García Cervantes dijo que también existe una cuestión importante: "El grosor en pulgadas de la varilla, porque no es lo mismo hacer la construcción para una vivienda de un nivel, a un inmueble de siete niveles".

Dijo que esto se debe a que hubo casos de negligencia en el que se cayeron "los castillos y columnas, los cuales fueron hechos con varillas que tenían un grosor menor a la regla técnica que se necesitaba".

Además, mencionó que en otras construcciones se usaron materiales reciclados, caducados o de bajo costo, lo que representa una flagrante violación al reglamento, y que ocasionó el derrumbe de varias construcciones y la pérdida de vidas humanas.

Recomendó a las personas que quieran adquirir una vivienda investigar a las inmobiliarias, para saber si no tienen demandas o denuncias por no cumplir con las normas de construcción, lo que se podría hacer con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Indicó que en un nuevo desarrollo inmobiliario, hay oficinas de preventa y ahí mismo hay la obligación de mostrar las verificaciones, servicios, el o los nombres de los DROs, los materiales utilizados de construcción, el uso de suelo, es decir, todo lo relacionado con la construcción.

Destacó que después de los sismos de septiembre, "en toda la ciudad tenemos el reto de la prevención, sobre todo en el caso de construcción de inmuebles, y también en fomentar una cultura de protección civil, en donde todos sepamos qué hacer antes, durante y después de un terremoto".

Resaltó que hay un "gran avance" en materia de protección civil en la capital del país, pero reconoció que todavía hace falta mucho por hacer.