La cantante mexicana Paty Cantú dio un adelanto de su nueva producción discográfica “333”, durante el concierto que ofreció en la sexta edición de la Mega Feria Imperial, en el puerto de Acapulco.

En este nuevo álbum que lanzará en 2018, incursiona en varios géneros musicales, informó la intérprete quien apareció con el pelo color rosa y un saco con brillantes.

La placa tendrá ritmos de cumbia colombiana, con ranchera, baladas, R&B, trap, electrónico y pop con urbano, de este último sonido está hecho su primer sencillo: “#Natural”, el cual mostró en este destino turístico.

Señaló que cada melodía tiene un propósito distinto, pero en específico este corte le encanta, porque le está abriendo puertas como mexicana a un género que tiene de cara a otras nacionalidades.

Dijo que sigue conservando su esencia “soy feminista, es una letra de autoempoderamiento, dentro de una cuestión cotidiana que es la coquetería, pero que puede abrirse”.

Esta canción se combinó con reggaetón porque la compuso con un productor colombiano y un cantautor venezolano, “nos mezclamos los tres y cada quien puso lo suyo, ahora suena en listas de otras naciones”, platicó.

Puntualizó que todas las experiencias vividas en su trayectoria le han abierto mucho la mente y la curiosidad de probarse a sí misma en las cosas aprendidas y que recolectaba durante sus viajes.

Por lo que cuando regresaba a México notaba un contraste muy notorio, con todo lo folclórico, algo que le encantaba y le llamaba la atención, mencionó a los medios.

A partir de enero, comentó que la gente podrá conocer más contenido de este material, que describió como parte de su evolución orgánica como músico y letrista, que ha tenido la fortuna de llevarla a varios países en los últimos tres años.

“Haber pisado Viña del Mar y después estar en ‘La Voz... Ecuador; en Barcelona y Valencia, compartiendo escenario con Alejandro Sanz y en su momento con Juan Gabriel, todo esto me ha nutrido".

Aseveró que en el próximo mes ensayará su nueva gira, que en febrero ya estará lista, la cual pretende llevar a todos los lugares del mundo, incluido al Auditorio Nacional.

Por otro lado se mostró contenta de estar en Acapulco con su “show” que culminó la madrugada de este miércoles, el cual no pensó dos veces cuando la invitaron, a pesar de que ya había planeado concluir su jornada laboral el pasado día 22.

“La verdad, cantar para mí nunca es trabajo, es una alegría, ya había hecho una presentación por estas fechas y me pareció increíble, fue de las mejores noches de mi vida”, concluyó.