Instituciones privadas del sector desestiman implementar programas de educación financiera, a pesar de los beneficios y los esfuerzos de las autoridades gubernamentales en la materia, aseguró el director general de Educación Financiera de la Condusef, Jorge Torres Góngora. 

En entrevista con Notimex, sostuvo que las iniciativas de la institución y otras autoridades para fomentar el ejercicio de un programa de educación financiera, aunque sea “básico” entre todas las entidades del sector financiero, han resultado insuficientes.

"Los esfuerzos se han traducido en que varias instituciones financieras nuevas ya implementan programas de educación financiera, sin embargo, no hemos visto el eco que nos gustaría para que todas lo incluyan en su operación", admitió el funcionario de la la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Ejemplo de lo anterior sucede en la banca, donde de los más de 40 bancos en activo sólo seis o siete tienen un programa de educación financiera, "lo mismo pasa en las Afores, aseguradoras y otros sectores", reiteró.

Comentó que desde el gobierno la idea es incentivar la creación y desarrollo de programas de educación financiera entre todo el sector, a fin de que los usuarios de los servicios en México cuenten con las herramientas para hacer un mejor manejo del dinero y tomen las mejores decisiones sobre los productos financieros que se les ofrecen.

"Queremos que las personas usen más los productos financieros del mercado, pero que los utilicen en su beneficio y bienestar y no solo para contar con más problemas en su economía personal o familiar o incluso de las pequeñas y medianas empresas", señaló.

El objetivo de que más empresas financieras privadas incorporen un programa en la materia está alineado a la estrategia de la actual administración federal por incrementar la inclusión financiera en el país, pero de una manera responsable, insistió.

Torres Góngora estimó que ante el contexto de la gran mayoría de los participantes del sector financiero por desarrollar un programa como tal, el siguiente paso sería que fuera un requisito obligatorio, no obstante, aclaró, es un tema sobre el cual Condusef no tienen ninguna injerencia.

Y es que, enfatizó, los programas de educación financiera en la industria privada no solo atendería una inquietud de carácter social, sino también ayudarían a dar mayor soporte y crecimiento a la industria financiera.

“En la medida que tengamos mejores usuarios de servicios financieros no solo vamos a tener más uso de servicios y productos, sino también una mejor relación entre clientes e instituciones”, finalizó el funcionario.