El rapero mexicano Smoky dejó de lado su legado sinaloense para dar impulso a la escena del hip hop en Mazatlán, pues ya es todo un referente para las nuevas generaciones.

El cantante estrenó su álbum más reciente de estudio “La vida de Tony”, con el cual buscará tener una mayor proyección en la capital del país, además de catapultar el sonido del rap en Mazatlán, cuna de la música de banda y sinaloense.

“La única diferencia que tenemos con el rap es que llevamos poco, el primer grupo surgió en 1997, o 1998, yo empecé en 2004, pero ya existían muchos raperos que lo hacían bien, a mí me motivó la gente que ya tenía videoclips y al ver cómo ellos expresan su punto de vista de su entorno, decidí hacer mi punto de vista también que me llevó a otros lados.

“Ahora llegan a mi casa o a la de mi mamá infinidad de chicos que quieren rapear y preguntan por mí, quieren saber cómo empecé, que los aconseje y cuando estoy en Mazatlán los aconsejo; me ven como un ejemplo a pesar de todos mis vicios y virtudes”, expresó el cantante en entrevista con Notimex.

En su disco más reciente vienen reflejadas éstas y más historias, ya que para Smoky representa su pasado, su presente y su futuro, en todos los sentidos, emocional, creativo y motivacional.

“Abarca todo lo que soy, todo lo que he aprendido musicalmente y así trato de interpretarlo, de desarrollarlo… este es un disco que puedes disfrutar en una fiesta, a solas, en un atardecer o cuando estás de viaje”, indicó.

Smoky explicó que su música es apta para todas las edades, por ello cuida mucho del lenguaje que utiliza, pues muchos de sus seguidores son niños; entre los planes del próximo año está el realizar una serie de presentaciones por la Ciudad de México.