El especialista Eduardo González Espinoza informó hoy que a unos días de concluir 2017, el IMSS en Jalisco ya superó la cantidad de trasplantes renales realizados el año pasado, cuando la cantidad fue 337.

El titular de la División de Nefrología y Trasplantes del Hospital de Especialidades agregó que en lo que va del presente año se han realizado 340 trasplantes de riñón.

Añadió que se pretende cerrar 2017 con 345 intervenciones de este tipo, al considerar que el equipo a su cargo continúa las laborando los 365 días del año, incluyendo días festivos.

"Nuevamente tuvimos un programa muy productivo, con una carga de trabajo importante para todo el equipo multidisciplinario que trabaja en trasplantes y en el Hospital, es un logro significativo, es una productividad impresionante, que nos mantiene en el primer lugar a nivel nacional en realización de trasplantes", dijo.

Manifestó que lo anterior fue resultado de un trabajo multidisciplinario, con el cual se continuó con la dinámica de realizar trasplantes dobles, es decir en turno matutino y vespertino, durante dos días a la semana.

"Del total de los trasplantes realizados la mayoría corresponden a pacientes con donadores vivos relacionados, de hecho trasplantamos más pacientes de donadores vivos, al final de cuentas el número de pacientes que se vieron beneficiados fue muy importante", expuso.

Resaltó que con dicha productividad ha sido posible disminuir casi a cero la lista de espera de pacientes que requieren ser trasplantados y que cuentan con un donador vivo relacionado.

Indicó que lo anterior derivado de la agilización en los tiempos que dura el protocolo previo a la cirugía, y en lo que se refiere a los periodos de programación.

Recordó que anteriormente un paciente con donador vivo que llegaba para protocolo duraba de 12 a 18 meses, "y una vez que terminaba el protocolo lo programábamos para su trasplante a un año de distancia".

Afirmó que gracias a la alta productividad "que hemos tenido en los últimos años, hemos logrado abatir todo ese diferimiento que existía, el protocolo se realiza en seis meses, y una vez que esto sucede, la programación no es mayor a una semana".