Las autoridades chilenas anunciaron hoy el incremento de los funcionarios públicos apostados en los pasos fronterizos con motivo de la visita del Papa Francisco, quien arribará el 15 de enero próximo a este país.

El gobierno ordenó incrementar en al menos 50 por ciento las ventanillas de atención en nueve pasos fronterizos con Argentina, Perú y Bolivia, al igual que las áreas de inspección física de los vehículos.

La dotación de fiscalizadores de Aduanas, en tanto, se incrementó en 93 por ciento para agilizar el ingreso de personas a Chile, sobre todo en los días más cercanos a la llegada del pontífice.

El subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, se reunió este martes con funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI), el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y Aduanas para coordinar los servicios extraordinarios que deberán implementarse.

Aleuy comentó que “se coordinó todo el Estado para que los visitantes extranjeros tengan las condiciones adecuadas en términos de infraestructura y seguridad. Tenemos el personal suficiente para dar una buena atención”.

Apuntó: “hemos establecido que debemos tener una visita segura y tranquila, no sólo para el Papa sino también para los chilenos que participen en las actividades y para los extranjeros, que esperamos que sean un número relevante”.

Detalló que la dotación de la PDI en los puestos fronterizos se incrementó en 100 por ciento, lo que incluye agentes antinarcóticos y de búsqueda de personas.

Los organizadores de la visita del Papa, quien estará en Santiago, Temuco (sur) e Iquique (norte), esperan la llegada de miles de ciudadanos argentinos a este país en los días previos a la llegada del pontífice.