La industria aeroespacial creció en México 15 por ciento entre los años 2010 y 2014, y mediante el Programa Espacial Universitario (PEU) se apoya a los programas y conocimientos en este campo.

El programa tiene como principal objetivo coordinar lo que hasta ahora habían sido esfuerzos aislados en la institución, además de consolidar la formación de recursos humanos y ser catalizador en el desarrollo de investigaciones de mayor envergadura.

A cuatro meses de su creación, presentó ante la comunidad científica nacional y extranjera, en el Congreso Aeronáutico Internacional, que se realizó en Adelaide, Australia, los resultados de lo que hasta ahora se ha hecho en esta materia.

Este programa apoya proyectos de minisatélites, formación de jóvenes en ciencias espaciales e investigaciones en la materia.

El coordinador del PEU, Francisco Valdés Galicia, dijo que en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) hay mucha gente haciendo investigación espacial.

Así como en los institutos de Astronomía, Ciencias Nucleares, de Geografía, Geofísica e Ingeniería. “Tenemos una larga tradición en derecho espacial, experiencia en telemedicina y algo de medicina aeroespacial”, resaltó.

Entre las primeras acciones del programa está el concurso CanSat o satélites enlatados. Para el concurso 2018, los seleccionados recibirán un paquete de trabajo, talleres de capacitación y asesorías para que armen un pequeño satélite que será probado con un dron a 150 metros de altura; deberá descender y sobrevivir al golpe al tocar tierra.

A este concurso se han inscrito 65 equipos que reúnen a 350 estudiantes, aproximadamente.