La Comisión Nacional del Agua (Conagua) destacó que 2017 será recordado como uno de los años más complejos en materia de emergencias hidráulicas, debido a que impactaron seis ciclones en México, se registraron lluvias atípicas y ocurrieron dos sismos que afectaron a 24 entidades.

Al hacer un recuento de los hechos del año que está por terminar, recordó que en los océanos Pacífico y Atlántico se registraron 35 ciclones, los cuales no sólo fueron superiores a lo habitual en número, sino también en intensidad, pues se igualó la marca de los más intensos desde que se tiene registro.

Además, se tuvieron dos sismos los días 7 y 19 de septiembre que afectaron a 10 millones de personas de la Ciudad de México, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Chiapas, México, Oaxaca y Guerrero, en las cuales se requirieron reparaciones emergentes a la infraestructura hidráulica.

Como resultado de esos hechos, la Conagua tuvo que aplicar  63 operativos, en los cuales desplegó a 667 elementos de las Brigadas de Protección a la Infraestructura y Atención a Emergencias (PIAE).

Éstas desplazaron 662 equipos especializados, como camiones cisterna, bombas de extracción, torres de iluminación, grúas, plataformas y generadores de energía eléctrica, para atender a más de 5.3 millones de habitantes de 170 municipios de 24 entidades.

En total en esas entidades se suministraron 356.5 millones de litros de agua potable, se limpiaron 226 mil metros de redes de drenaje y se removieron tres mil 629 metros cúbicos de azolves.

De forma adicional, mediante la Coordinación General de Atención a Emergencias y Consejos de Cuenca se apoyó en el desalojo de 11 millones de metros cúbicos de agua de zonas inundadas en centros de población y zonas agrícolas.

Ante todo esto, la Conagua aseguró que en 2018 continuará con su labor de fortalecimiento de las medidas de prevención de emergencias hidráulicas.

Para ello, seguirá con la capacitación del personal de las brigadas PIAE e incrementará el número de equipos especializados con los que se atienden las situaciones de emergencias hidráulicas, con el fin de que se restablezcan las condiciones de agua y de vida para la población.