El presidente de Argentina, Mauricio Macri, acumuló una serie de desafortunadas frases y contradicciones durante su segundo año de gobierno.

Conocido por sus frecuentes e inoportunos chistes, el presidente se refirió el pasado 22 de octubre a la manera de comer de una de sus principales aliadas, Elisa Carrió, quien tiene sobrepeso.

"Intenté convencer a Lilita de que no comiera mucho, no hubo caso, no dejó nada en la parrilla", dijo con Carrió al lado, mientras la felicitaba por arrasar en la elección de diputados por Buenos Aires.

El 1 de septiembre, Macri decidió ignorar a las miles de personas que marchaban en todo el país para pedir por Santiago Maldonado, un joven desaparecido durante un operativo de Gendarmería.

"En Tucumán visité Plaza Crema. Es la que más gustos tiene en todo el país, probé de remolacha, arroz con leche y mate cocido”, escribió el presidente en las redes sociales en medio de la conmoción social provocada por el caso Maldonado.

"Hay que pagar los impuestos, no apropiarse de los que no son propios", dijo este año el mandatario a pesar de que los Panamá Papers, la investigación global sobre evasión y lavado de dinero, descubrió que él había sido director de dos empresas off shore.

Macri también encabeza el gobierno con el mayor número de funcionarios con cuentas en guaridas fiscales, además de que él mismo modificó una ley por decreto para que familiares de funcionarios pudieran blanquear sus cuentas y declararlas sin ningún tipo de penalidad.

Sobre los opositores, el presidente reconoció que “si los pusiéramos en un cohete a la Luna, el país cambiaría tanto”, después de que varios medios revelaran que tiene una “lista negra” de más de 500 personas que, según él, no quieren dejarlo gobernar.

Por otra parte, Macri criticó que “se ha usado el Estado para acomodar a los parientes, a los amigos de la política”, a pesar de que nombró por decreto a una macrista, Laura Alonso (quien llegó a decir que podría enamorarse del presidente), al frente de la Oficina Anticorrupción.

El mandatario también aumentó en 25 por ciento la cantidad de empleos estatales, a lo que se suma la larga nómina de parientes en el Estado, como Mariana Triaca y María Cecilia Loccisano, hermana y esposa del ministro del Trabajo, Jorge Triaca, que ocupan altos cargos en el Banco Central y el Ministerio de Salud.

En un libro de la periodista Laura di Marco, Macri reconoció que nombró a Gustavo Arribas como titular de la Agencia Federal de Investigación porque “Pensé: de todos mis amigos ¿cuál era el más vivo, el más desconfiado, el más acostumbrado a toda esta cosa de las trampas? Tal vez sea uno de los mejores nombramientos que he hecho”.

Por otra parte, en su afán de ser coloquial, el presidente ha contado incluso que se levanta por las noches para ir al baño.

“A cierta edad uno tiene que hacer una escala de noche. Me levanté en silencio porque mi mujer dormía, Antonia dormía. Me quedé un rato pensando, en ese silencio: soy el presidente de la República, qué responsabilidad", dijo en un acto de campaña.

Entre las contradicciones, sobresalió su insistente negativa en sacar a Esteban Bullrich como ministro de Educación para postularlo como candidato a senador por la provincia de Buenos Aires.

“No voy a sacar a uno de los mejores ministros de Educación de la historia, yo no puedo por una elección mover a alguien", dijo, pero finalmente Bullrich fue candidato y ganó.