Los nombres de Jay de la Cueva, Tony Hernández y Camilo Lara son reconocidos en la escena musical gracias a su pasión por el rock, pero al igual que cualquier otra persona, tienen otras pasiones y aficiones que desarrollan casi de manera profesional y que son poco conocidas por su público.

Tony Hernández (vocalista de El Gran Silencio), Jay de la Cueva (Moderatto, Fobia, Titán), Camilo Lara (Instituto Mexicano del Sonido), Israel Martínez (Sonido Gallo Negro) y Alejandro Bustillos (The Chamanas) compartieron con Notimex sus gustos, sus "hobbies" y otras actividades que disfrutan hacer cuando no están sobre un escenario.

Pocas personas saben que Hernández es licenciado en Artes Visuales; antes de dedicarse a la música se graduó en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), además es pintor y sus obras se han expuesto en otros países, además, es un coleccionista de cine.

“Siempre me ha gustado el dibujo, la pintura, la ilustración y todo lo que tiene que ver con artes visuales, la fotografía, el cine y va muy bien con el grupo porque hago las portadas junto con Paco Reyes, un compañero mío; todo está relacionado con la música en realidad, pero me encanta ilustrar, que es lo que hago últimamente”, indicó el cantante.

Su gusto por la pintura y la inquietud por enseñar lo que él ha aprendido con el tiempo, lo ha llevado además a dar clases de creatividad, técnicas de color, pintura y dibujo en universidades de Tijuana y Guadalajara.

Además, desarrolla de manera paralela una carrera como pintor, y con ella, ha montado más de 300 exposiciones de manera local, así como internacional dentro del figurativismo abstracto, que es el estilo que más ha desarrollado.

Como amante del cine admite tener más de 300 casetes VHS, entre ellos una colección de Luis Buñuel y Robert De Niro, y casi en la misma cantidad vinilos que utiliza en su casi inadvertida carrera como DJ.

La misma pasión por el dibujo es la que comparte Martínez, uno de los fundadores de Sonido Gallo Negro, quien realiza diseño gráfico tanto para el grupo, como para otros más, e incluso ha hecho flyers para festivales de música.

“Trabajo con Jorge Alderete en Vértigo Galería y hago diseño gráfico e ilustración, también dibujo mucho y cuando no estoy tocando estoy dibujando y lo subo a una página de internet (rolly.mx), hice la portada de una banda que se llama Capo y pósters para grupos como URSS Bajo el Árbol y para Sonido Gallo Negro”, explicó.

Autodidacta dentro de la música y el diseño, ha hecho que ambas pasiones le reditúen de manera económica y sentimental. Aunque tiene varios diseños, ninguno lo ha expuesto dentro de la Galería.

“Ni Jorge, ni yo hemos expuesto, el lugar ya tiene siete años y la esposa de Alderete es la curadora, preferimos exponer el arte de otras personas, porque no queremos que sea un espacio ególatra de ninguno de los que trabajamos ahí”, indicó.

Jay de la Cueva es uno de los músicos más inquietos dentro de la música, la cual crea al lado de Moderatto y Titán. Y si eso no fuera suficiente, prepara junto a Fobia, una de las bandas más reconocidas dentro del rock nacional, una gira compuesta por 20 conciertos.

Sin embargo, en sus tiempos libres se dedica a apapachar a los animales, en especial a los perros, los cuales ha adoptado, pero también disfrutar de hacer largos viajes en motocicleta, caminar por todo un lugar para conocerlo y de ser posible, ir a la montaña a reencontrarse con la naturaleza.

“Me encantan las motos, cuando tengo tiempo de viajar lo hago en moto, amo a los animales, los perros en especial, voy recogiendo perros, todos me adoptaron a mí y no yo a ellos, tengo cuatro, uno que está buscando casa, lo encontré en el aeropuerto llegando de gira ahí estaba, cuando encuentro uno me lo llevo a casa, lo apachamos y hacemos que se ponga bien y cuando encuentra casa lo dejamos ir.

“Tengo una perrita que traje de Colombia que ya tiene cinco años conmigo, se llama “Arepa”, otro más “Canijo”, otro “Fantasma” y tengo a “Taquito”, paso mucho tiempo con ellos cuando estoy aquí o viajo con ellos cuando se pueden subir al avión; me gusta pasar el tiempo en el campo, en la naturaleza con los animales “.

Como amante de las motocicletas, dijo poseer nueve, la más viejita es una Triumph 71; además, pertenece a un motoclub que opera muy poco llamado Mad Mex en el cual están también algunos otros músicos.

Su gusto por estos vehículos le valió que junto a Moderatto fuera invitado por Harley Davidson a celebrar el 110 aniversario de la marca.

Y para Alejandro Bustilllos, baterista de The Chamanas, su otra pasión aparte de la música es desde hace ya unos años el skateboarding.

“Patiné durante 12 años en los cuales viajaba a varios lugares de México y Estados Unidos para patinar y grabar partes para videos. Fue una muy grata experiencia en la cual siempre estabas en buena condición física, lo único malo eran las lesiones frecuentes, pero valía siempre la pena.

“Me encantaba porque era algo que hacía con mis amigos y como estábamos jóvenes, pues realmente no teníamos mucho de qué preocuparnos. Esta pasión hizo que disfrutara mucho mi adolescencia”, expresó.

Como un amante de la música, Camilo Lara no la deja fuera de su música, lo que lo hizo tener una colección de discos, álbumes compactos, casetes y vinilos. “Pero hace algunos meses doné mi colección entera al proyecto cultural Tetetlan (http://tetetlan.com/).