Tras el sismo que azotó a Morelos en septiembre pasado, todos están trabajando con una sola misión: levantar Jojutla, así como a la entidad "y demostrar que unidos somos capaces de muchas cosas", aseguró el gobernador Graco Ramírez.

En ese sentido, el mandatario estatal destacó la unión de los morelenses para salir adelante "porque la unión hace la fuerza y la fuerza es la respuesta con la que vamos a actuar", subrayó al poner en marcha los trabajos de rehabilitación de los libramientos Casablanca y Tlatenchi.

Dijo que dichas vías beneficiarán a más de 150 mil 400 habitantes de Jojutla y la región sur, que forman parte de los siete tramos carreteros que se comprometió a reconstruir tras el movimiento telúrico del 19 de septiembre pasado.

"En esta situación de la crisis yo tomé la decisión, con el apoyo de las diputadas y diputados, de redireccionar los recursos que tenía para el Morebús en Jiutepec, Cuernavaca y Temixco. Ese dinero lo mandamos para la reconstrucción", explicó.

Al dar el banderazo de salida a la maquinaria pesada, el gobernador reiteró su compromiso de reconstruir las viviendas y escuelas dañadas por el sismo, concretar el proyecto Nuevo Jojutla e impulsar la reactivación de la economía del municipio y la región.

"Necesitamos dar una señal inequívoca, segura, de que nuestros hijos regresen a nuevas escuelas y la gente abra la puerta de su casa nueva el año que viene. Hay que responderles rápido", apuntó.

Graco Ramírez indicó que la rehabilitación de los libramientos Casablanca y Tlatenchi se suman a la ampliación a cuatro carriles de los tramos Tequesquitengo-Tlatenchi y Galeana-Tequesquitengo, que será inaugurado en 2018, con lo que se mejora la conectividad de la región sur.

Adelantó que el próximo año tiene previsto rehabilitar los caminos de Casablanca-Perseverancia y el acceso al Campus El Jicarero de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.