El cambio climático, la nueva alimentación y la contaminación han contribuido a que los casos de alergia en el mundo hayan incrementado entre 30 y 40 por ciento en las últimas décadas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la temporada invernal, las bajas temperaturas vulneran el sistema respiratorio y se exacerban las alergias por frío, polen, plantas, mascotas y polvo, entre otros.

Mientras que los frutos rojos o secos que se incluye en los alimentos de las fiestas decembrinas, como la nuez, las almendras y las avellanas, pueden causar alergias a algunas personas.

En entrevista con Notimex, la otorrinolaringóloga del Hospital Sedna, Ana Karla Guzmán Romero, explicó que la alergia es una respuesta exagerada por parte de nuestro sistema inmunológico ante ciertos antígenos (sustancias pequeñas) o ciertos alimentos, como si se tratara de algo nocivo para nuestro cuerpo.

Dijo que muchas personas diagnosticadas con alergia o asma se complican por el clima frío que hace más susceptible al sistema respiratorio, y hasta la mitad de ellas si no se controlan o tienen un tratamiento preventivo, pueden llegar incluso a la neumonía durante el invierno.

“Es también una de las temporadas donde hay un mayor diagnóstico de primera vez, es muy característico que en invierno algunas personas debuten como alérgicos, principalmente en los meses de enero y febrero cuando son más bajas las temperaturas. En esos meses aumenta 30 por ciento la consulta de primera vez”, resaltó.

Detalló que, a diferencia de un cuadro gripal, la alergia no presenta fiebre ni malestar general, sino que se caracteriza por congestión nasal, escurrimiento de moco transparente como si fuera agua, ojos llorosos y la sensación de cosquilleo en ojos, nariz y paladar.

La alergia por alimentos puede presentarse de manera cutánea, con manchas, ronchas, comezón, o de manera digestiva con diarrea y vómito, además de que también puede haber manifestaciones en el sistema respiratorio llegando a obstruirse por inflamación la faringe en casos graves.

Guzmán Romero mencionó que en esta época algunas personas acostumbran a regalar mascotas a sus hijos sin saber que son alérgicos al pelo del gato o de los perros, por lo que recomendó ser responsables con este tipo de obsequios.