En México como en el resto de Iberoamérica, los grupos musicales se siguen enfrentando a una gran cantidad de baches que hacen el camino más sinuoso, difícil y, hasta cierto punto, desesperante, como coinciden en sus comentarios tres propuestas independientes de músicos mexicanos: la rapera Jezzy P y las jóvenes bandas Hey Olympics! y RBM.

Sus inicios no son tan diferentes como los que tuvo hace 30 años Maldita Vecindad o Caifanes, que tocaron puertas, empezaron a emerger de lo que entonces se conocía como escena subterránea, hasta que una compañía de discos les veía un potencial y los grababa, para catapultarlos a la popularidad.

Para Chavarock, crítico y reportero especializado en rock, los casos de Pxndx y Julieta Venegas son similares en cuanto a sus inicios, y en el cómo lograron ser ahora figuras consolidadas dentro de la escena.

“Más recientemente vemos casos como los de Enjambre, Carla Morrison y Mon Laferte, que en su camino hubo varios reveses; sin embargo, las puertas se abrieron gracias a su tenacidad, capacidad creativa y a que encontraron eco en un público ávido de propuestas diferentes”, comentó el periodista.

En Notimex se recurrió a buscar esos ejemplos de músicos que forman parte de una escena en la que se inscribieron bandas como las mencionadas, para ver ahora cómo es que se desarrollan sus propuestas, cuál es su entorno y qué pros y contras hay en su andar.

Los grupos muestra provienen del Estado de México: Jezzy P tiene su trinchera en Ecatepec, los chicos de RBM son de Tlalnepantla y Hey Olympics! hacen honor a su colonia Olímpica, de Naucalpan.

RBM empieza a ser conocido en su zona, sobre todo en Ciudad Satélite, de donde han surgido propuestas como Café Tacvba y DLD; en cinco años de carrera ya grabó un disco, “Maldito amor”, que no dejó satisfechos a sus creadores.

René Damián (guitarra y voz), Didier Sosa (bajo), Gisela Valencia (teclado) y Jesús Arrieta (batería) son músicos que deben por el momento ellos mismos solventar los gastos de sus propias presentaciones.

Su sala de ensayo es en Santa Mónica, en una amplia habitación de René, que en sus muros se pueden ver colgadas seis guitarras eléctricas. Hay dos baterías, una parece olvidada bajo una repisa, la otra es la compañera de ensayo y conciertos.

Jessica Roldán, conocida en el medio artístico como Jezzy P, es una joven rapera que a finales de los años 90 empezó su andar, siempre lo ha hecho de forma autogestiva, sus cinco álbumes y dos EP se han editado en el sello independiente Mexflow Producciones.

Desde hace siete años concibió un colectivo sin precedentes en el rap mexicano, Mujeres Trabajando, en el que se congregan raperas, hip hoperas, Dj, y aquellas que se dedican al graffiti, breakdance y beatmaking.

Mientras que Hey Olympics! Se formó con la idea de proyectar sus emociones mediante la música, por eso en sus temas hablan de esas relaciones sentimentales que se experimentan en la adolescencia. Cuentan con un disco independiente, del que ya se desprendieron dos sencillos, con video.

Su nombre lo toman de su lugar de origen, la colonia Olímpica, en Naucalpan, como una forma de decirle a la gente que en su localidad no solo existen los temas alrededor de la inseguridad, que también hay jóvenes con la intención de hacer música y transformar el mundo con su arte.

Dichas propuestas resaltaron que a pesar de las vicisitudes con las que se han enfrentado, no hay nada más satisfactorio que plantarse en un escenario, cantarle a su público y llevarse a casa ese sentimiento de haber podido tocar fibras y corazones.