Para evitar tragedias como la ocurrida hace poco más de un año en el mercado San Pablito en Tultepec, donde murieron 42 personas, los diputados Alberto Martínez Urincho y Juan Romero Tenorio propusieron regular y controlar la producción, venta y distribución de la pirotecnia con fines de entretenimiento.

Los legisladores de Morena afirmaron que las reformas que plantean a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos permitirán dar certeza laboral a las miles de familias que se dedican a dicha actividad.

“Los fuegos artificiales para muchos son sinónimo de fiesta, pero lamentablemente son muy perjudiciales y nocivos, tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas y los animales”, indicó Martínez Urincho.

En entrevista, señaló que también proponen modificaciones al Artículo 50 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes; al 111 de la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, y al 7 de la Ley General de Protección Civil.

El también secretario de la Comisión de Protección Civil afirmó que la mayoría de los siniestros fatales relacionados con la pirotecnia se originan porque las medidas de prevención de accidentes y riesgo no se supervisan ni evalúan.

Comentó que la iniciativa tiene como objetivo establecer facultades a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que otorgue permisos especiales para pirotecnia popular, así como la creación de un registro nacional de quienes se dediquen a la producción o comercialización, a fin de contar con mejores instrumentos de control.

Además, elevar las sanciones a los delitos previstos en la Ley Federal de Armas de Fuego y crear dos nuevos tipos penales: el primero, relacionado con la prohibición de estadía a menores de edad en los lugares donde se produzcan, almacenen, transporten, comercialicen, reparen, transformen o almacenen elementos destinados a la pirotecnia.

El segundo, añadió, para que se sancione a aquellas personas que realicen, permitan o faciliten la comercialización o la venta de artículos pirotécnicos populares a menores de edad.

Respecto a la reforma a la Ley General de Protección Civil, dijo que la Federación deberá autorizar, vigilar y supervisar la utilización de pirotecnia popular en eventos masivos o populares, con el auxilio de las dependencias encargadas de la protección civil de los tres niveles de gobierno.

Martínez Urincho argumentó que la producción, venta y distribución de pirotecnia debe continuar porque al menos 50 mil familias dependen económicamente de esta actividad; además, la derrama económica anual oscila en los mil 700 millones de pesos, desde 2011.