Después de siete meses con reducciones en la venta de vehículos ligeros, este año se conformó como un periodo de estabilización que cerraría con la venta de alrededor de un millón 535 mil unidades, es decir, una baja de alrededor de 4.2 por ciento, comparado con el millón 603 mil 672 unidades vendidas el año anterior.

Sin embargo, se espera que hacia 2018, la inflación tienda a disminuir orientándose hacia el rango objetivo del Banco de México (Banxico) y con ello hay una expectativa que se presente un comportamiento positivo en el sector.

Y es que después de registrar incrementos en enero, febrero y marzo de 3.0, 6.5 y 17.2 por ciento, respectivamente, las ventas de vehículos empezaron a descender.

En abril pasado se registró una reducción de 3.3 por ciento contra igual lapso del año anterior, y aunque en mayo se tuvo un ligero incremento de 1.1 por ciento, la industria fue a la baja durante los seis meses siguientes en forma consecutiva.

Así, la comercialización de vehículos bajó 5.3 por ciento en junio; 7.3 por ciento en julio; 6.5 por ciento en agosto; 11.5 por ciento en septiembre; 10.2 por ciento en octubre y 8.5 por ciento en noviembre, para acumular una reducción de enero a noviembre de 2.8 por ciento con la venta de un millón 371 mil 600 unidades.

En el estimado de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), las ventas hacia diciembre se esperan en un pronóstico básico en 171 mil 919 unidades y en un pronóstico bajo de 162 mil 558 vehículos.

Esto significará una reducción respecto al último mes de 2016 cuando se vendieron 192 mil 567 unidades y que fueron 19.9 por ciento más que en igual mes del año 2015.

Con las ventas esperadas de diciembre de 2017, sumado a la comercialización de un millón 371 mil 600 unidades de enero a noviembre de 2017, el año estaría cerrando con la enajenación de entre un millón 530 mil y un millón 550 mil vehículos.

Sin embargo, el director general adjunto del organismo, Guillermo Rosales, señaló que la cifra puede acercarse al millón 535 mil vehículos.

El directivo adjudicó el comportamiento del mercado interno durante el año 2017 a los incrementos en las tasas de interés en el crédito al consumo y una inflación elevada.

Ambas circunstancias impactaron este año directamente en la clase media, sector de la población que solía adquirir los vehículos subcompactos, los que mostraron mayor disminución en el mercado.

Los vehículos de mayor impacto en volumen fueron los subcompactos que redujeron sus ventas en 6.5 por ciento, lo que significó más de 34 mil vehículos menos; los compactos bajaron 4.4 por ciento sus ventas; los de lujo lo hicieron en 4.8 por ciento; deportivos 14.5 por ciento, aunque su volumen de ventas es menor; los camiones ligeros bajaron 4.4 por ciento y los pesados 2.9 por ciento.

En los primeros 11 meses del año el incremento que mostraron los vehículos de Usos múltiples, conocidos como SUV’s con una cifra positiva relativa de 7.8 por ciento, es decir, que de enero a noviembre se vendieron 308 mil 430 unidades de este tipo, puntualizó.

En este sentido, destacó el cambio en la preferencia de los consumidores durante 2017 de vehículos subcompactos a SUV, lo que se atribuye a las características de las unidades y precios muy cercanos entre las unidades de ambos segmentos.