- Por la atención integral y servicios especializados que ofrece, el Centro de Rehabilitación y Educación Especial de Toluca (CREE) se ha convertido en un referente estatal para tratar la discapacidad y la recuperación de pacientes.

El CREE cuenta con 42 años de servicio y entre consultas, talleres, pláticas y especialidades, llega a atender hasta 600 personas al día; al año cuentan con un registro de 120 atenciones, declaró el coordinador del centro Gerardo Huitrón Aparicio.

“Muchas de las unidades básicas de rehabilitación de los municipios, no cuentan con estos servicios, entonces un paciente que requiera estudios para llegar a un diagnóstico y no lo tengan en sus unidades, los refieren con nosotros”, señaló.

Las especialidades que ofrecen son ortopedia, comunicación humana, neuropedriatria, gerontología, odontología, nutrición, terapia física y ocupacional, terapia de lenguaje y psicología; los pacientes que ingresan al CREE son tratados por cada uno de los expertos que necesite.

Huitrón Aparicio comentó que la importancia de la rehabilitación y terapias, es para que las personas puedan incorporarse o retomar las actividades de la vida cotidiana y laboral.

“La rehabilitación es como el último paso de la cadena, lo más barato es la prevención, pero a esa nadie le apuesta, y la rehabilitación siendo ya el último punto es lo más caro que puede pasar un paciente”, expresó.

Indicó que, además, cuentan con la tecnología para realizar estudios específicos, (como rayos X y encefalogramas) con el fin de que la atención sea integral y los pacientes no tengan que trasladarse a más lugares ni invertir mayores recursos.

En este sentido, apuntó que los costos de las consultas y tratamientos son de bajo costo, pues al ser un instituto público busca apoyar a las familias con la prestación de servicios.

“Estos centros son públicos, nosotros nos manejamos bajo un tabulador que nos da el DIF nacional, muchas de las cuotas que el paciente paga, si es que paga, son irrisorias, porque la mayoría son exentos en sus tratamientos aquí en el centro”, explicó.

De igual forma, el CREE cuenta con un taller de construcción de prótesis y órtesis para los pacientes que así lo requieran.

Ahí elaboran extremidades inferiores y superiores de manera personalizada; el médico encargado supervisa su elaboración y le da seguimiento a los pacientes para que la prótesis le amolde perfectamente, se le hacen correcciones hasta que sea lo más funcional posible.

Utilizan una amplia variedad de materiales como plásticos, resinas, fibras de carbono, de vidrio, silicones, materiales suaves como plastazote, entre otros.

“Aquí tenemos un equipo multidisciplinario en el cual, si uno de ellos dice, ‘sabes que el paciente no está listo todavía, físicamente, psicológicamente, metabólicamente', no se les otorga (la prótesis)”, detalló.

Los servicios que ofrecen pertenecen a un tercer nivel de atención médica, debido a las especialidades que ofertan y a la calidad de la atención que brindan las 170 personas que trabajan en el CREE, pertenecientes al sistema DIF nacional y del Estado de México.

“Tenemos una recertificación ISO que implica que mi paciente de primera vez no está más de cuatro horas conmigo, es decir: el paciente llega, se hace una pre valoración, ingresa a consulta, se abre expediente, sale ya con horarios para sus terapias, que inician al otro día”, comentó.

“Sale con citas para consulta psicológica, de nutrición, si tenemos que hacer uso de los demás especialista pues en ese momento el paciente sale con su carnet y con todas las citas que sean necesarias para completar su tratamiento”.

El coordinador declaró actualmente la prestación de servicios de salud ha rebasado a las instituciones, por ello el CREE busca modernizarse a través de una remodelación de sus instalaciones con una inversión de 65 millones de pesos del Fortradis (Fondo para la Accesibilidad en el Transporte Público para las Personas con Discapacidad).

“Ahorita lo que se intenta con la remodelación es meter equipo de última tecnología, porque los servicios de salud ya nos rebasaron a las instituciones; entonces, tenemos que estar a la vanguardia dentro del equipo, dentro de la imagenología que a veces se ocupa, para llegar a un diagnóstico”, informó Huitrón Aparicio.

Detalló que los trabajos comprenderán la reconstrucción completa de las áreas de terapia física, terapia ocupacional y lenguaje, así como eliminar las barreras arquitectónicas que impidan la movilidad de los pacientes dentro del centro, tales como escalones y escaleras.

“Toda la parte integral del centro comprende eliminar escaleras, escalinatas, escalones, poner barras, poner pisos especiales, poner baños especiales para nuestros pacientes. Que nuestros pacientes con cualquier tipo de discapacidad pueda estar aquí en el centro sin ningún tipo de limitante”, señaló.

Enfatizó en que el centro busca encargarse de todas aquellas personas que no cuentan con la atención adecuada en las unidades de rehabilitación locales.

“Nosotros atendemos a cualquier tipo de población desde los 45 días nacido, hasta la edad adulta, los requisitos son muy básicos, llegar el día que gusten desde las siete de la mañana, no hay fichas, no hay lista de espera, en ese momento se atiende, tenemos la capacidad para poder atenderlos”, comunicó Huitrón Aparicio.

Para ampliar su cobertura tienen convenios con instituciones de salud del Estado de México y otras entidades. Además cuenta con una escuela que oferta las licenciaturas en terapia física y ocupacional para formar a sus los profesionistas del CREE.

Según datos de la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (ENADID) 2014, en México la prevalencia de la discapacidad es de seis por ciento.

Esto significa que 7.1 millones de habitantes del país no pueden o tienen mucha dificultad para hacer alguna de las ocho actividades evaluadas: caminar, subir o bajar usando sus piernas; ver (aunque use lentes); mover o usar sus brazos o manos; aprender, recordar o concentrarse; escuchar (aunque use aparato auditivo); bañarse, vestirse o comer; hablar o comunicarse; y problemas emocionales o mentales.

En el Estado de México, por cada mil habitantes 62 cuenta con algún tipo de discapacidad de acuerdo con la ENADID.

En este sentido, el CREE de Toluca pretende ayudar a estas personas con terapias especializadas para que los pacientes recuperen sus habilidades o puedan desenvolverse con si ninguna limitante.

“Se están trabajando diferentes tipos de pacientes, tanto niños, como pacientes adultos, se trata de brindarles en este momento las modalidades como parafinas, compresas húmedo calientes o frías, y con los equipos de mecanoterapia”, explicó Jazmín Sánchez García responsable del área de terapia física del CREE.

En dicha área atienden a pacientes con diferentes patologías; que han sufrido accidentes, con parálisis de medio cuerpo, amputados y con retraso en el desarrollo psicomotor en el área de estimulación temprana.

Las terapias dependen de la valoración médica y del objetivo por lo regular son de diez a 12 sesiones, dos o tres veces a la semana con una duración de 20 a 40 minutos aproximadamente.

“También tenemos actividades lúdicas con los niños que es parte de la rehabilitación y todas las actividades son con un fin”, indicó.

Precisó que el CREE de Toluca también es un centro de formación de recursos humanos, tanto para estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México, del propio centro y estudiantes de diferentes escuelas, pues ellos desarrollan sus capacidades y apoyan en la atención de pacientes.