> Migrantes celebran Navidad en Tijuana extrañando a su familia

Migrantes celebran Navidad en Tijuana extrañando a su familia

Migrantes en esta ciudad fronteriza celebran Navidad extrañando a su familia que por diversas circunstancias tuvieron que dejar al ser deportados y separados de ellos.En entrevista con Notimex...

Migrantes en esta ciudad fronteriza celebran Navidad extrañando a su familia que por diversas circunstancias tuvieron que dejar al ser deportados y separados de ellos.

En entrevista con Notimex, Miguel Ángel López Marín manifestó que su mayor anhelo en esta Navidad y todos los días es estar con su familia, poder abrazar a sus cuatro hijos y decirles lo mucho que los quiere.

“Estoy esperando reunirme con mi familia con quien viví en San José, California, mis planes son regresar a vivir con mis cuatro hijos, por ellos trabajo en todo lo que puedo, estoy viendo la forma de poder regresarme para vivir nuevamente con ellos, todos juntos”, expresó.

Comentó que en Tijuana vive con 20 personas aproximadamente, de varios estados mexicanos y extranjeros, que no tiene un trabajo fijo pero que en su mente siempre está poder cruzar al país estadunidense porque extraña demasiado a sus hijos.

“No tengo planes aquí en México, soy originario de Veracruz pero desde joven me fui a vivir a los Estados Unidos, vivo en La Embajada al Migrante, casa del inmigrante y deportados donde nos ayudan a tener un techo, cama y cobijas para protegernos del frío”, indicó.

A su vez, Rodolfo Aguilar Díaz, originario de Honduras, deportado de Estados Unidos, quien se desempeñaba como albañil y carpintero, mencionó que fue deportado hace ocho meses, que el día de Navidad dejaba de trabajar y lo dedicaba a estar con sus hijos.

“Navidad es el único día que podía estar con ellos, los demás días trabajaba; en esta época extraño más a mi familia, ahorita no cuento con permiso ni ningún documento para trabajar en Tijuana, sólo el pasaporte de mi país de Honduras”, manifestó.

Precisó que cuando lo deportaron tuvo que dejar a sus cuatro hijos en los Estados Unidos, que le robaron el teléfono y no se puede comunicar con sus hijos y su familia, “sólo Dios sabe cómo me la voy a pasar en esta navidad, sigo esperando que me permitan trabajar”.

Comentó que en algunas ocasiones ha trabajado en la soldadura, en restaurantes, que a sus hijos de 7, 4, su niña de 3 años y niño de 17 años les manda decir que “los amo mucho y pronto quiero estar con ustedes”.

“Viví 22 años en Estados Unidos, el cambio fue muy diferente pero no puedes ser libre, en México me siento mejor, con más ayuda y en ocasiones me dan trabajo, he trabajado en la construcción en cercos en Mexicali, puedo trabajar en plomería y electricidad”, señaló.

Expresó que los motivos de su deportación fueron porque no tenía documentos para permanecer en Estados Unidos, que no tuvo la oportunidad de sacarlos, y en su trabajo no lo apoyaron, por eso lo deportaron a Honduras, “ahora estoy en México y quiero regresar para volver a ver a mis hijos”.