> Algunas culturas ya tenían sus celebraciones en el mes de diciembre

Algunas culturas ya tenían sus celebraciones en el mes de diciembre

El investigador del Centro de Religión y Sociedad de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Fabián Acosta Rico, comentó que algunas culturas o civilizaciones ya tenían sus festividades, celebraciones...

El investigador del Centro de Religión y Sociedad de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Fabián Acosta Rico, comentó que algunas culturas o civilizaciones ya tenían sus festividades, celebraciones o rituales astrológicos en diciembre.

En entrevista con Notimex agregó que algunas culturas creían que el dios del sol nació el 21 de diciembre, "el día más corto del año, y que los días se hacían más largos a medida que el dios se hacía más viejo, y en otras culturas se creía que el dios del sol murió ese día solo para volver a otro ciclo.

Mencionó que aunque la fecha como tal, del nacimiento de Cristo, poco tiene que ver con un dato histórico fidedigno, sino más bien con una connotación simbólica.

Manifestó que ya desde "la época romana el 25 de diciembre se dedicaba para festejar el ascenso del sol, con ese día empezaba el desplazamiento del sol hacia el cenit, hacia la cúpula celeste".

Explicó que era una festividad asociada a las divinidades solares como Apolo "y principalmente el dios Mitra, el sol invicto, en esta inculturización, si lo vemos desde el punto de vista de las élites religiosas o sincretismo, si lo planteamos desde la religiosidad popular se hizo la asociación entre las divinidades solares o el propio astro rey y la figura de Jesús".

"En el entendido de que Jesús venía a traer al igual que lo hace el sol la luz a este mundo, viene a despejar las 'tinieblas' de lo pagano y de la idolatría, así como después de los meses de invernales el sol viene a traer nuevamente la luz y la vida al mundo",señaló.

El también investigador de la Universidad del Valle de Atemajac subrayó que la festividad de la Navidad "se puede entender su celebración en estos términos de sincretismo, de inculturación y de tradición cristiana".

"Hubo un elemento de inculturación y sincretismo interesantes, porque ya también los mexicas, como la mayoría de los pueblos civilizados antiguos y modernos, también le daban una connotación o relevancia al mes de diciembre", dijo.

Acosta Rico añadió que los mexicas en estas fechas festejaban a su divinidad solar, "en este caso al dios Huitzilopochtli, de quien también se decía que vencía a las divinidades uránicas como a las lunares".

Indicó que también para los pueblos mexicas el mes de diciembre tenía su importancia y su relevancia, "de ahí que los evangelizadores sin ningún problema hayan podido reactivar esta fecha, del nacimiento de Cristo, pero ya dándole en el culto popular una connotación ya no pagana sino cristiana".

Puntualizó que las divinidades locales son sustituidas en sus festejos por la figura de Jesús.

Explicó que otras culturas celebran la Navidad como la conocemos hoy en día, "pero bajo este sentido más secular; en la India, en China, en Japón, entre otras naciones, celebran la Navidad pero como una festividad humanista, pero no cristiana como tal".

"Se puede decir que hay algunos movimientos neopaganos en Europa que quieren rescatar esta fecha pero para festejar a las divinidades precristianas, porque dicen que la fecha -del nacimiento de Jesús- les fue usurpada", apuntó.

El experto destacó que muchos de los seguidores de las tradiciones célticas, "nórdicas, incluso hasta griegas, llamados neopaganos, intentan rescatar para ellos esta festividad, que dicen fue usurpada, porque en realidad no se tiene certeza de qué día haya nacido Jesús".

A su vez, el especialista Efraín Franco Frías expresó en entrevista con Notimex que la fecha del 25 de diciembre "de una u otra manera asume el calendario sumerio acadio, donde el dios sol era el dominante".

"El 25 o 26 de diciembre se celebraba el solsticio de invierno y alrededor de eso había una serie de rituales que realizaban los pueblos mesopotámicos, por lo tanto el sol era la entidad central", precisó.

Señaló que algo semejante ocurría en los países nórdicos, "donde el sol era adorado, deificado por muchas comunidades, y también celebraban el 25 de diciembre el solsticio de invierno con una serie de rituales, entre otras encender hogueras, hacer ciertas danzas para con esto o transmitir la vitalidad al sol padre, que ilumina el mundo y nuestras vidas".

El además director del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UdeG resaltó que "en un plano muy cercano a lo nuestro, tenemos a Huitzilopochtli o Tonatiuh en las culturas mesoamericanas, que coincide también con los festejos del nacimiento de Huitzilopochtli".

"Era todo un mes en el que hacían los festejos, del 8 al 28 de diciembre, pero de manera muy efusiva o el apogeo era por el 25 o 26 de diciembre exactamente en la conmemoración del solsticio de invierno", indicó.

Detalló que a Huitzilopochtli no sólo le hacían sacrificios humanos sino también "lo revestían o hacían revestimientos de los lugares de Huitzilopochtli, los teocali o templos con las llamadas flores de noche buena, cuyas hojas tienen ese color rojo que emulaba la sangre de Huitzilopochtli".

Mencionó que el heno también era parte de la tradición de la celebración a Huitzilopochtli.

Franco Frías agregó que de las 68 etnias que hay en México, "algunas se han transculturizado más que otras, o bien, se les ha metido a fuerza de cañón las creencias, los símbolos y las formas del judeocristianismo".

El también presidente del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes añadió que también hay muchos grupos originarios de México "que de una u otra manera conservan sus tradiciones, sus ritos ancestrales de manera dominante".

Precisó que esto no significa que parte de esa comunidad "no esté ya con una visión híbrida, esto ocurre entre otros grupos originarios, con los wixárikas o huicholes, o con los purépechas y náhuatl, por citar a grupos indígenas originarios del occidente de México".

Resaltó que el núcleo más importante de la etnia wixárika o huichol conserva sus tradiciones, sus rituales y sus dioses, "pero también hay parte de esa población que se ha ido poco a poco occidentalizando, no sólo en un manejo de las lenguas, en este caso el castellano o el inglés, sino también alejándose un tanto de sus prácticas tradicionales, religiosas, ritualísticos".

"Pero la mayor parte de la población wixárika conserva sus tradiciones ancestrales, diríamos que es una minoría los que se han asimilado a la cultura occidental", concluyó.