Con el ingreso a la Basílica de San Pedro y la entonación del “Kalenda”, el himno que anuncia la natividad de Jesús, el Papa Francisco inició hoy la celebración de la misa de Nochebuena en el Vaticano.

Poco antes de las 21:30 horas locales (20:30 GMT) el jerarca católico ingresó hasta el altar mayor del templo pontificio y escuchó las estrofas del canto que repasó la ubicación temporal histórica de la Navidad, un 25 de diciembre en “luna séptima”.

“Veintiún siglos después que Abraham, nuestro padre en la fe, migró de la tierra de Urdei Caldeos, trece siglos después de la salida del pueblo de Israel de Egipto bajo la guía de Moisés, unos mil años después de la unción real de David”, entonó el cantor hablando en latín.

“Mientras en toda la tierra reinaba la paz, Jesucristo, Dios eterno e hijo del eterno padre, queriendo santificar el mundo con su pía venida, concebido por obra del espíritu santo, transcurridos nueve meses, nació en Belén de Judá de la Virgen María”, agregó.

Así inició la celebración de la cual participaron cardenales, arzobispos, obispos, diplomáticos, invitados especiales y miles de fieles.

La ceremonia, que fue seguida vía televisión a todo el mundo, incluyó una especial transmisión satelital bajo el innovador formato UltraHD 4k, gracias a la colaboración de un grupo de empresas líderes en el sector.

Así, a la transmisión normal en alta definición se suma otra que en canales especiales podrá ser seguida con una definición sorprendente.

Al mismo tiempo, el Vaticano estrenará el sistema de grabación experimental en 8K, formato que permite el máximo nivel cualitativo de las imágenes televisivas; “una iniciativa pionera que mira al futuro”, precisó la Secretaría de Comunicación de la Santa Sede.