La senadora Lorena Cuéllar Cisneros presentó una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud, con el objetivo de fomentar la donación en México, y despenalizar cualquier situación que involucre al donador, al receptor, familiares o personal médico.

En la iniciativa, la legisladora plantea sensibilizar a la población para evitar una actitud de reticencia hacia la donación de órganos después de la muerte.

“Debemos legislar para fomentar la donación, legislando en estricto apego a la autonomía del individuo despenalizando cualquier situación que involucre al donador, al receptor, familiares o personal médico”, indicó.

Mencionó que la Ley General de Salud configura para la donación el consentimiento tácito o expreso bajo dos formas: cuando una persona lo haya manifestado o cuando no haya negado que su cuerpo o componentes sean utilizados para trasplantes, siempre y cuando se obtenga también el consentimiento de los familiares.

Por ello, propuso legislar sobre la figura donde no se requiere el consentimiento expreso, sino que basta un consentimiento presunto, es decir, un consentimiento que debe presumirse cuando alguien actúa en beneficio ajeno, hasta que el titular del interés no expresa su voluntad en contrario.

Cuéllar Cisneros refirió que este modelo de consentimiento presunto ha funcionado en países como Francia, Bélgica, Portugal, Italia, Noruega, Suecia, Lituania y España.

“Es una figura en la que basta con que no se haya expresado una negativa para poder ser donante, es decir, a menos que se exprese lo contrario, todos somos parte de un universo de donantes potenciales”, dijo.