Inspirada en una historia que leyó en la prensa hace algunos años, cuando empezaba a escribir, surgió "Marinero Raso", la nueva novela del escritor Francisco Goldman, quien narra la historia de un barco abandonado que queda atracado en un puerto de Brooklyn.

Con la traducicón de Fernanda Melchor, la edición de Océano cuenta la historia de trabajadores cuyos sueños se convierten en una pesadilla. Se trata de un texto lleno de la angustia que viven los protagonistas, invadidos por muchos sentimientos de supervivencia, amistad y solidaridad.

“Esta novela narra la historia de un viaje a bordo de un barco que nunca se mueve, un carguero que supuestamente saldrá de Brooklyn, para viajar por los siete mares, con tripulantes sin experiencia, pero que al final está en el abandono, muerto”, dijo el autor a Notimex.

El lector conocerá la vida de Esteban, un veterano de la guerra en Nicaragua, un joven con pocas ilusiones por las escasas oportunidades que su país le ofrece, por lo que la propuesta de trabajar como marinero raso en un navío de carga de bandera panameña, anclado en un muelle de Brooklyn, en Nueva York, se convierte en su única opción.

La misión era sencilla, embarcarse en el Urus, junto con otros 14 nicaragüenses y hondureños que formarían la tripulación, para navegar hasta Costa Rica con un cargamento de fertilizantes, pero al llegar a la nave descubren que es un armatoste abandonado y oxidado, sin instalación eléctrica ni protección contra la intemperie, un cascarón lleno de ratas, que necesitará muchos arreglos antes de poder salir a la mar.

Pronto Esteban y la tripulación comienza a desmoralizarse, al darse cuenta de que lo antes prometido no se hará realidad, no hay material para reparar el barco, los sueldos jamás llegan, el capitán termina abandonándolos a su suerte y, por si fuera poco, no pueden bajar al muelle por el peligro de la prisión y la deportación. La embarcación se ha convertido en una absurda cárcel flotante, sin comida ni medicamentos.

“El barco nunca sale a ninguna parte, alguien lo compró con el plan de esclavizar a estos jóvenes y ponerlos a trabajar”, indico Goldman, para quien este trabajo, es una "novela metafórico-poetica de aventuras sobre sobre una odisea de un barco que nunca se mueve’.

Cuenta que la novela surgió en año de 1981, cuando leyó en un diario una nota que mencionaba que se había encontrado un barco fantasma en los muelles de Brooklyn con 17 marineros que vivieron ahí sin calefacción, víveres, ni nada.

“Cuando vi eso en los diarios, fui hasta el barco, pero los jóvenes ya estaban rescatados por una agencia que vigilaba los derechos de los marineros, y a su vez los iban a repatriar.

“Tuve la oportunidad de platicar con alguno de ellos y estaba obsesionado con todo lo que tenía que ver con Centroamérica, pues viví en el año 79 en casa de mi tío en Guatemala y supe lo que fue la guerra de ese país, la Sandinista, la de El Salvador, salí de la escuela y traía estas ideas y ese interés por Centroamérica”, explicó.

Enamorado de la historia, cuenta que decidió escribir dicha novela en 1981 y hoy, aparece una nueva reedición, porque a decir de su autor, la anterior traducción era horrible.

“Es una nueva edición, pues como verás, la novela es muy americana, entonces se decidió publicar una nueva con Oceáno y la traductora Fernanda Melchor, una joven talentosa”, concluyó.