El presidente de la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados, Oswaldo Cházaro Montalvo, estimó que el próximo año crecerá la demanda en el mercado cárnico nacional e internacional, lo que dará estabilidad a los precios al consumidor y los productores pecuarios en México, además de que fomentará la inversión y planeación.

Por ello, llamó hacer un esfuerzo para que la distribución del valor agregado hacia los productores se realice de manera correcta a partir del poder adquisitivo del consumidor y eso establezca el techo máximo de los precios en el mercado nacional.

El legislador por Veracruz explicó que en un entorno globalizado como el que prevalece, rigen los precios internacionales tanto de ganado en pie como de carne en cortes, y para fijarlos influyen muchos factores como costos de forrajes y energéticos, entre otros.

Sobre la perspectiva del sector para 2018, afirmó que vive un buen momento, la muestra es la cadena productiva de bovinos, cuya exportación de ganado en pie como de cortes ha tenido un crecimiento importante, que al cierre de 2017 alcanzaría 230 mil toneladas de carne y alrededor de un millón 200 mil cabezas de ganado en pie cada año.

“Hay una buena expectativa” y permitirá importar menos carne y ganado vivo, el cual se adquiere sólo para mejoramiento genético, pie de cría y reemplazo en la ganadería de leche, y facilitará mantener vigentes cuatro millones de empleos directos y 10 millones indirectos.

Cházaro Montalvo aseguró que se mantiene una balanza comercial superavitaria de aproximadamente 400 millones de dólares, y los precios en general, influenciados por los costos internacionales se mantienen en niveles que dan una perspectiva de rentabilidad futura razonable, lo que estimula al sector pecuario ser competitivo en todas las cadenas productivas.

Una de las fortalezas de la ganadería son las estrategias para promover y aplicar la sanidad animal, a fin de “mantener a la ganadería mexicana libre de enfermedades como la fiebre aftosa, la 'vaca loca' y el gusano barrenador, y en control de otras, como tuberculosis bovina, que acreditan el esfuerzo del país".

Entre los retos, señaló la necesidad de integrar a los pequeños productores pecuarios, quienes representan 90 por ciento, pertenecientes al sector social, del Padrón Ganadero Nacional, integrado por un millón 200 mil unidades de producción.

De dicho padrón, 33 por ciento son mujeres que trabajan al frente de granjas, establos y ranchos, reciben apoyos en igualdad de condiciones, a través del Programa de Estímulos a la Producción Ganadera o el Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria.