Para algunas personas y en determinadas celebraciones como las fiestas decembrinas, el consumo desmedido de alcohol se ha convertido en una de las prácticas más frecuentes, por lo cual el uso de la copa estándar es una alternativa para evitar esta conducta.

La copa estándar es la cantidad de alcohol que existe en una bebida normal, que es entre 12 a 14 gramos de alcohol puro en cada copa que se consume, esto depende de la concentración de alcohol de cada una, como cerveza, tequila o mezcal, entre otros.

Los hombres no deben ingerir más de cuatro copas estándar al día y no más de 14 a la semana, mientras que en el caso de las mujeres no deben ser más de tres por día ni más de siete a la semana, señaló el doctor Rodrigo Corona.

El también psiquiatra explicó que las diferencias de copas entre los hombres y las mujeres se deben a la farmacocinética del alcohol, esto es que los hombres poseen un volumen mayor de agua que el de las mujeres para diluir la sustancia etílica.

“Hay que reconocer que esto tiene que ver con la farmacocinética del alcohol, este se diluye en agua, el volumen que hay entre hombres y mujeres es diferente”, indicó.

“Nuestra proporción de líquidos es distinta, entonces los hombres tenemos un volumen mayor de agua que el de las mujeres, mayor espacio en que el alcohol se diluye”, mencionó el especialista en su momento durante un encuentro con periodistas donde se trató el tema de neurociencias.

Por lo anterior, subrayó la importancia de enseñar y promover la difusión de los materiales que ayudan a las personas a manejar su consumo de alcohol, ya que éste tiene efectos sobre las emociones, los pensamientos y la conducta.

“El que produce los efectos sobre la conducta es el alcohol diluido en la sangre, la concentración en sangre con la que uno empieza a tener cambios conductuales es de 0.02 gramos por decilitro”, puntualizó.

En toda época del año, pero sobre todo en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, el consumo responsable de alcohol es esencial para prevenir algún tipo de consecuencias en la salud. Además, es importante no manejar después de beber, pues todos los sentidos se ven disminuidos de forma considerable.