La receta médica es el instrumento más importante que tiene el profesional de la salud para ofrecer un tratamiento que dé solución a la enfermedad del paciente, sin embargo, si ésta llega a ser modificada puede traer complicaciones y graves consecuencias.

Este cambio suele hacerse en las farmacias, donde una vez ahí, el personal del mostrador sugiere la gama de medicamentos "parecidos" al recetado originalmente y donde el paciente termina por ser convencido de llevar uno distinto al que recomendó su doctor.

Por otro lado, las personas al sentirse mal en situaciones como un resfriado, dolores de estómago, tos, problemas en los ojos u otras problemáticas, suelen automedicarse o bien se dejan aconsejar por un familiar, amigo o vecino sobre lo que debe de tomar, sin analizar que lo que le hizo bien a una persona no resulta en la otra, señaló el doctor Jorge Alberto Rodríguez García.

En entrevista con Notimex, el vicepresidente del Colegio Mexicano de Medicina Interna destacó que para comenzar a revertir este problema, escuelas de medicina en el país y diversas asociaciones crearon la campaña llamada #LoQuediceTuMédico.org

"Se trata de empoderar al médico en todo momento, pues la receta es el instrumento mediante el cual el doctor le va a dar instrucciones al paciente, entonces de lo que se trata es que ese documento se respete", recalcó.

Asimismo, detalló que entre los objetivos se encuentra erradicar la automedicación, pues si bien la venta de antibióticos, hipnóticos y sedantes sólo se venden a través de la receta, el resto de medicamentos aún se obtiene gracias a la venta libre.

"No acudir con un médico y además no respetar la receta es inadecuado, porque otros medicamentos que nosotros creemos que son correctos pueden desatar un cuadro que pudiera ser peor, un cuadro multitratado con otros signos que hacen más difícil curarlos después", comentó.

De acuerdo con un estudio del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México (UVM), 78 por ciento de la población consume algún tipo de fármaco sin consultar al médico.

"Son siete años para poder ser médico y si es especialista requiere de otros cuatro, serían 11 años para poder dar una prescripción. Estamos convencidos que no hay nada que pueda sustituir a este proceso de preparación para poder aprender la salud de los paciente", añadió.

La campaña #LoQuediceTuMédico.org busca concientizar a la población a través de ocho videos de un minuto, que explican de manera divertida las prácticas erróneas que cometen los pacientes al automedicarse y dejarse llevar por otras voces en el cuidado de su salud.