Desde hace 45 años, Alberto Reyes ha visto evolucionar la vida de la colonia Guerrero y del periodismo en México, sin embargo, el crecimiento inmobiliario de los alrededores no hace juego con las ventas de los periódicos que exhibe en su modesto puesto, las cuales han caído hasta un 70 por ciento en los últimos años.

Y es que, el crecimiento de los medios electrónicos, así como la aparición de las nuevas tecnologías ha provocado que el número de voceadores en la Ciudad de México pasara de 12 mil puntos de venta a seis mil en la actualidad, razón por la que buscan modernizarse, renovar sus puestos, además de ofrecer más servicios como recepción de pagos, wifi o tarjetas del metrobús.

En entrevista con Notimex, el  secretario general de la Unión de Expendedores y Voceadores de los Periódicos de México, Marco Antonio Reyes Díaz, señaló que ante esta situación, trabajan con el gobierno para hacer más rentables los puntos de venta, por lo que viene un cambio muy importante en cuestión inmobiliaria.

“Tratamos de ser más rentables, nuevos cobros, nuevas cosas en el punto de venta, complementar lo que hay con cosas nuevas, los voceadores han tenido que meter cosas nuevas, le llamamos producto atípico, que es el agua, los dulces, pan, sandwichs… tratamos de darle una nueva visión", resaltó.

Reyes Díaz comenta que les ha pegado mucho la baja venta editorial, por lo que han tratado de cubrir estos ingresos con otros productos, y actualmente un 60 por ciento de los ingresos proviene de atípicos y el 40 de la parte periódicos. Esta situación la conoce muy bien don Alberto Reyes:

“Estoy aquí desde hace 45 años, empecé a los 15 años y sigo en este lugar a mi 60 años, he visto evolucionar a mi colonia, muy bonita ahora pero más insegura, he visto devolución de muchos periódicos que han desaparecido, hemos pasado por situaciones de revista rosas para llegar a revistas pseudoeróticas y de la lectura amable de la gente que buscaba publicaciones de calidad”.

Para él, la televisión es la razón de la caída en el negocio, debido a la inmediatez  y a que la gente ya no sale a buscar la noticia; mientras que el Internet no lo considera un problema por que la situación económica no permite que todos tengan el servicio en su casa o solo lo usan para ver Facebook.

“La gente ya no busca la nota roja, las revistas eróticas, deportes o chisme rosas, ahora a la gente le da por comprar una revista porque trae algo de momento, hay algunas que mantienen sus lectores fieles, pero hay gente que ni siquiera se detiene a leer los encabezados de los periódicos”, señaló.

“Vendíamos muchas enciclopedias, muchas revistas de manualidades, tanto para las damas como para los varones, ahora son atraídos por la lectura simple, de algo momentáneo, del artista de moda, el tema del momento, pero nada que la gente busque como para atesorarlo como antes”, lamentó.

De hecho, Alberto Reyes dice que también la situación de los expendios ha cambiado, ya que antes tenían que llegar desde la madrugada para poder encontrar periódico, pero ahora los pedidos pueden recogerse a la hora que sea sin ningún problema; sin embargo él se aferra  a su vida de las últimas cuatro décadas y se niega a dejar morir el oficio de voceador.

“Soy un enamorado de mi oficio, he tenido que buscar algunas alternativas para seguir en dispuesto, llegué aquí a los 15 años… yo decidí, pudiendo tener otras opciones, quedarme aquí en la calle con el papel y casarme con doña Mina, esquina con Guerrero, ha sido una mujer tan amorosa, tan cálida, que me ha dado todo y no la voy a abandonar”.