El especialista Fabián Acosta Rico manifestó que la Navidad ha dejado de ser una festividad solamente religiosa, ya que también se ha convertido en un festejo de la fraternidad entre los seres humanos.

En entrevista con Notimex, apuntó que, en una interpretación tradicional y cristiana, la Navidad tiene que ver con una festividad que está asociada a la fe cristiana.

Señaló que esta festividad se instituyó para festejar "la natividad o en su defecto la parusía, el advenimiento de dios al mundo, su encarnación, también se le llama gnosis, dios decide convertirse en ser humano renunciando a su condición trascendente".

El también investigador de la Universidad del Valle de Atemajac mencionó que la tradición de la Navidad llega a México a través de la conquista española.

Acosta Rico explicó que las formas que asume la tradición aquí en México "tienen que ver con este proceso de inculturación que ponen en marcha los misioneros cristiano católicos".

Comentó que las pastorelas y la petición de posada fueron estrategias que implementaron los evangelizadores para poder arraigar una creencia distinta a la procesada por los pueblos originarios.

Indicó que la Navidad "ya dejó de ser una festividad solamente religiosa, sí se ha secularizado, ya no se le rinde tanto culto a Jesús ni a su nacimiento, sino más bien es una festividad de la paz y de la hermandad".

Dijo que ahora es una festividad que tiene una connotación "más universal de corte humanista, pero es un humanismo laico, en el que ya no se hace distinción para festejar la Navidad entre si eres o no cristiano, lo mismo la pueden festejar, como de hecho ocurre, chinos, árabes, hindús, sin ningún problema".

El también miembro del Centro de Religión y Sociedad de la UdeG subrayó que en términos generales la Navidad ahora es la festividad de la humanidad, "hoy en día se asocia más la Navidad con Santa Claus que con el pesebre, los Reyes Magos o con la propia figura de Jesús".

"No poniéndome en esa actitud de anti consumista, la Navidad es más bien un festejo de la fraternidad entre los seres humanos, en el cual entran en juego los regalos, la cena, etcétera"

Expresó que incluso se convoca a la paz entre las naciones durante estos festejos, "más que celebrar a Jesús y su nacimiento se festeja a la humanidad y estos deseos de concordia y de paz".

Resaltó que este proceso en que la Navidad "se ha ido secularizando, lo han fomentado también las reglas y el imperio del mercado local y mundial".

"Al mercado le hace bien una festividad como la Navidad en este goce universal que ha ganado en el desplazamiento de todas sus connotaciones religioso cristianas, y hace de ella un evento mundial en el cual la economía se ve reactivada, porque todo mundo anda desaforado en busca de adquirir un presente para los seres queridos", añadió.

El experto subrayó que no percibe problema que en estas festividades "nos entreguemos a la vorágine de las compras y que la Navidad sea un buen pretexto para tributarnos mutuamente".

"Aunque se diga que esto es muy mercantilista y muy consumista, hay que tributarnos mutuamente regalos, aunque la fraternidad entre las personas debería imperar durante todo el año".

Destacó que los seres humanos son seres de tiempos, "le damos a cada época del año sus connotaciones y sus significados, y pues el invierno, la Navidad, el ascenso del sol, se presta para que busquemos fraternidad y el calor en nuestros corazones".

"No veo mal que en estas fechas estén las tiendas abarrotadas y que estemos preocupados por regalarles a nuestros seres queridos, es buena fecha para ser desprendidos, para ser generosos sobre todo con aquellos que nos significan y nos son importantes, y también para permitirles a los demás que lo sean con uno mismo, ese carácter mercantilista no es tan malo como se dice", comentó.

Afirmó que en la actualidad la Navidad es un festejo universal y humanístico más que cristiano, "la humanidad tiene en la Navidad un pretexto para hablar de paz y fraternidad entre todas las naciones, y quita todo este revestimiento cristiano".

Por su parte, El también presidente del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes, Efraín Franco Frías, comentó en entrevista con Notimex que la Navidad tiene un origen histórico y uno simbólico, "en el mundo occidental se maneja desde una perspectiva escatológica, es decir simbólica".

Dijo que el nacimiento de Cristo ha sido un proceso histórico, simbólico, cultural y religioso.

Señaló que en el plano histórico "difícilmente podemos asegurar en qué fecha nació Jesús, por la situación de varios calendarios y ajuste de los mismos".

"Pero simbólicamente se establece un discurso dominante para donde se fusionan varias tradiciones religiosas, varias visiones del mundo y por conveniencia de la iglesia oficial se establece que es el 25 de diciembre, pero eso es un convencionalismo", añadió.

El También  director del Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad de Guadañlajara (UdeG) Indicó que históricamente "no está comprobado que haya nacido Jesús el 25 de diciembre, pero los imaginarios se sustentan en creencias, en simbolismos".

Precisó que la celebración de la Navidad "es como la conjunción de varias tradiciones del área mesopotámica, del norte de Europa, de una u otra manera con elementos mesoamericanos y tomando como eje el símbolo o la carga simbólica del nacimiento de Jesús".

Detalló que más que tratar de constatarlo históricamente "tenemos que explicarlo simbólica y culturalmente, que es digamos como un esfuerzo de síntesis de varias tradiciones y cosmovisiones en una celebración dominantemente occidental".

"Por decretos se ha indicado que es el 25 de diciembre el nacimiento de Jesús, sobre todo cuando la iglesia católica es la que se empodera, es la que se convierte en la religión oficial en el occidente del mundo", finalizó