La salud del exmandatario peruano Alberto Fujimori pudo haberse deteriorado por las críticas que recibió por su presunta influencia para que legisladores afines a él se abstuvieran de votar la destitución del presidente Pedro Pablo Kuczynski.

Alejandro Aguinaga, médico de cabecera del exmandatario, dijo que esas declaraciones lo han afectado mucho, pues inclusive han lanzado injurias inaceptables. Él tiene sentimientos y esa situación le causa estragos, agregó.

El legislador Héctor Becerril, de Fuerza Popular, denunció que Fujimori prácticamente ordenó a los legisladores de ese partido votar contra la moción para destituir al actual presidente Pedro Pablo Kuzcynski.

En juego está mi indulto, explicó el exmandatario de 79 años de edad a los congresistas de Fuerza Popular, quienes tras la demanda de Fujimori no votaron como bloque sino 10 de ellos se abstuvieron.

El ministerio peruano de justicia recibió el 18 de diciembre una solicitud de indulto de parte del propio Fujimori, la cual necesita la firma de Kuzcynski para concretarse.

Entre los abstencionistas se encontró Kenji Fujimo, hijo del exmandatario y quien la noche de este sábado lo visitó en la Clínica Centenario del Pueblo Libre, a donde fue internado por un cuadro de hipotensión que derivó en arritmia.

En la votación del pasado jueves la destitución fue rechazada por 19 legisladores, 21 se abstuvieron y 79 votaron a favor. Para haberla aprobado se requerían 87 votos, ocho más de los que recibio.

Fuerza Popular está formada en su mayoría por simpatizantes de Fujimori y es encabezado por Keiko, hija del exmandatario, quien postulada por esa organización fracasó en vencer a Kuzcynski en la pasada contienda presidencial.

Fujimori cumple una condena de 25 años de prisión por los delitos de homicidio calificado y secuestro agravado.