En el Pueblo Mágico de Atlixco se fabrican todas las figuras navideñas que en esta temporada adornan y lucen las ciudades como Puebla, Guadalajara, Monterrey y la propia Ciudad de México.

En entrevista con Notimex, Ricardio González Maratínez, gerente de produccion de Blachere México, destacó que esta fábrica se encarga de suministrar soluciones integrales de iluminación creativa para la generación de entornos más bellos y ciudades felices, por lo que crean todo tipo de proyecto y en diversas temporadas del año.

En la fábrica, ubicada en Calle 3 Oriente Número 416, colinia Centro, trabajan 150 personas en todos los procesos de producción, de los cuales 80 por ciento son originarios de Atlixco y el 20 por ciento restante de comunidades aleñadas.

Manifestó que la firma poblana se ha destacado por ser la creadora del concepto Villas iluminadas, las cuales subrayó como atractivos que generan turismo, pero también hacen figuras luminosas para las fiestas patrias, eventos de distracción, iluminación decorativa de calles y parques, plazas o eventos de campaña.

“Todos los proyectos de Blachere México inician con una planeación de parte de los ingenieros, arquitectos, artistas y diseñadores, quienes realizan bosquejo en papel de lo que demanda el cliente; se incluyen, planos, simulaciones en tercera dimensión, proyecciones, cálculos estructurales y demás”, explicó González Martínez.

Una vez que se tienen todos los estudios antes mencionados entonces se da paso a la producción de los artículos luminosos a través de tres talleres. El primer taller consiste en toda la estructura en aluminio; lo que distingue los productos de esta marca poblana, de otras firmas comerciales.

“Crear las figuras en aluminio permite que la estructura sea más ligera, no se maltrata ni se oxida, lo que es muy importante para la decoración tanto de centros comerciales como de ciudades”, insistió.

Ya que se tiene la estructura hecha, se arma y se verifica que toda esté conforme a lo planeado y se pasa a la segunda etapa, el taller de electricidad. Ahí, toda la estructura es iluminada con tecnología led, con iluminación RGV, estroboscópica o con iluminación programable con el software propio de la empresa.

El tercer taller por el cual pasa al figura es el de vestido y perfilado de las piezas. En éste, personal de la empresa se encarga de forrar las figuras ya sea de textiles u otro tipo de materiales para darle más iluminación a las piezas.

“Dependiendo del tamaño de la pieza y el diseño que solicite el cliente los trabajadores se pueden tardar desde tres días hasta tres meses de trabajo. En el caso de Villa Iluminada Atlixco nos tardamos un mes para la planeación y tres meses para la realización de las piezas”, expuso.

Ricardo González refirió que el distintivo de la empresa es la tecnología, por ello es que presidentes municipales y gobernadores cada vez más solicitan diseños para sus ciudades.

Por primera vez, el concepto Villa Iluminada de Blachere México llegó a la ciudad de Guadalajara, Jalisco, así como al Parque Fundidora de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, donde próximamente lucirán grandes figuras iluminadas que serán de ocho metros y un castillo de 14 metros.

El trabajo de los poblanos, en especial de los atlixquenses, también ha llegado a través de la iluminación a ciudades como Toluca, Ixmiquilpan, Chapala y Tequila, por mencionar solo unos cuantos; así como diversos centros comerciales y ferias a través de carros alegóricos.