El jefe del Departamento de Medicina Preventiva la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Tizón Vejar Aguirre, y la coordinadora del Programa de Alimentación y Actividad Física, Alejandra Matías Serra, recomendaron alternativas para evitar subir de peso en estas fiestas decembrinas de Nochebuena y Año Nuevo para prevenir daños en la salud.

Vejar Aguirre indicó que, debido al incremento en la ingesta de alimentos durante el mes decembrino y su diversidad de celebraciones como las posadas, cena navideña y cena de Año Nuevo, aunado a la poca actividad física que se llega a tener, "adquiramos unos kilitos de más".

Comentó que en una cena navideña se puede llegar a consumir hasta seis mil kilocalorías entre carnes, pastas y postres, lo cual duplica la cantidad requerida por el organismo, lo que aumenta la probabilidad del sobrepeso y obesidad, además de trastornos estomacales.

"En los adultos mayores se agudizan mucho más los problemas de salud durante estas fechas, ya que olvidan tomar sus medicamentos para el control de alguna de sus enfermedades, lo que hace que se vea afectada su salud", señaló el experto del SSJ.

A su vez, la coordinadora estatal del Programa de Alimentación y Actividad Física, Alejandra Matías Serrano, dijo que es importante que se respeten los tiempos de alimento como son el desayuno, comida y cena, y que en cada una de ellas se incluya una porción de verdura.

Aconsejó procurar no llegar al momento de la cena con un gran apetito, "para ello pueden tomar alguna colación con suficiente antelación, las opciones adecuadas se centran en frutas y vegetales frescos o crudos".

Además de servir pequeñas porciones de alimentos sin repetir doble platillo; en las ensaladas navideñas sustituir las grandes cantidades de crema por yogurt natural bajos en grasas; y endulzar el ponche o el atole con edulcorantes artificiales, recomendó Matías Serrano.

Así como preparar los tamales de preferencia con aceite de oliva, y como opciones alternas se pueden realizar con acelgas, panela o pollo; utilizar técnicas de preparación como alimentos al vapor, asado, al horno; y hacer agua de frutas sin azúcar y ofrecerla como opción en vez de refrescos, indicó Matías Serrano.

También, preferir los quesos bajos en grasas, como el queso panela, queso cottage, queso manchego o el queso fresco; y disminuir el consumo de aderezos, intercambiarlos por limón, aceite de oliva, vinagretas y salsas caseras.

Finalmente, recomendó evitar el consumo de bebidas alcohólicas por sus efectos en la salud y por su aporte de calorías extras, "si se llegaran a consumir optar por bebidas más saludables como son vino tinto o blanco que sólo aportan 150 kilocalorías por vaso, hay que tener en cuenta el resto de las calorías que se ingieren con los alimentos".

Manifestó que se debe preferir consumir pastas integrales para la preparación de platillos y respetar el tiempo de cocción de las mismas, y se deben dar pocas porciones de estos alimentos.

"Es importante realizar actividad física por lo menos 30 minutos al día, ya que generalmente en esta temporada las personas tienden a ser más sedentarias y tener una mayor ingesta calórica", finalizó la coordinadora.