Por un precio de 500 millones de dólares, un desarrollador inmobiliario ultimó los detalles de lo que será una de las mansiones privadas más grandes de Estados Unidos, de más de nueve mil metros cuadrados y por la que se pedirá el valor de venta más alto de la historia.

Ubicada en la cima de una colina de Los Ángeles, con una vista panorámica de 360 grados, la residencia dispondrá de 20 recámaras, incluida una “master suite” de 500 metros cuadrados con alberca, cocina y oficina personales, su propio club nocturno, varios bares, y techos de cristal líquido para proyectar imágenes en video.

“Toda esta casa es un exceso”, dijo a The New York Times el desarrollador inmobiliario Nile Niami. “¿Quién necesita dos albercas, dos jacuzzis? ¡Nadie!. Pero es genial”.

La residencia cuenta en realidad con siete albercas -incluida la de la recámara principal y otra en el centro del club nocturno-, un cuarto de yoga, cinco elevadores y una escultura en oro puro de una jirafa a tamaño natural en un atrio de cristal.

Si la mansión logra venderse en los 500 millones de dólares, una cifra que es puesta en duda por expertos en el mercado inmobiliario de los súper ricos, será cinco veces más costosa que la casa más cara vendida en Los Ángeles, la Mansión de Playboy, por la que se pagaron 100 millones de dólares en 2016.

De acuerdo con el rotativo, una residencia de 137 millones de dólares en la exclusiva zona costera de Los Hamptons, en Nueva York, goza hasta ahora del récord como la residencia más cara de Estados Unidos, con un precio de 137 millones de dólares.

Por comparación, la casa más cara de todos los tiempos, un magno palacio en Francia, fue comprado en 2015 por 300 millones de dólares por el príncipe saudita Mohammed bin Salman.

Paul McLean, el arquitecto de la nueva mansión que estará finalizada en la primavera de 2018 y de inmediato será puesta en el mercado, diseñó también la residencia de los artistas pop Beyoncé y Jay-Z, a un costo de 85 millones de dólares.

Niami compró el lote por 28 millones de dólares en 2012, pero declinó hablar del costo de producción. Aún si no logra venderla por los 500 millones de dólares, expertos inmobiliarios coinciden que sus utilidades serán significativas.