Del 18 al 22 de diciembre, el peso alcanzó una depreciación de 3.27 por ciento o 62.4 centavos, al ubicarse en 19.74 pesos por dólar, de acuerdo con Banco Base.

Lo anterior representa la mayor caída semanal de la moneda nacional desde el 11 de noviembre de 2016, donde el peso perdió 9.58 por ciento tras la victoria electoral de Donald Trump.

Dicho efecto se intensificó derivado de la baja liquidez en el mercado cambiario que caracteriza las últimas sesiones del año, especialmente en la segunda quincena de diciembre, además de diversos factores que ejercieron presión en contra del peso mexicano.

La entidad financiera señaló que en días recientes destacó la aprobación y ratificación de la reforma tributaria estadounidense, vigente desde principios de 2018, la cual reduce la tasa de impuestos corporativos de Estados Unidos, aunado a que disminuye la tasa de impuestos por repatriación de capitales.

Además, expuso que el mercado cambiario también considera que el crecimiento económico de Estados Unidos podría acelerarse moderadamente, lo que eleva las apuestas en favor del dólar.

Para la semana entrante, previó Base, se espera un descenso adicional en la liquidez en el mercado cambiario que eleva el riesgo de episodios de volatilidad, por lo que es posible que el tipo de cambio recobre niveles superiores a los 20 pesos por dólar antes de concluir el año.

Igualmente estimó que el mercado incrementaría sus apuestas a favor del dólar durante la última semana del año, ya que en enero se reanudará el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, donde es probable que Estados Unidos reitere una postura proteccionista.