Diciembre es el mes de mayor actividad para los estafadores cibernéticos, por ello es necesario ser precavido al momento de realizar transacciones bancarias y así evitar ser víctima de este delito.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) señala que de acuerdo con un estudio, en diciembre del año pasado se originaron 332 mil 183 delitos por fraude y robo de identidad, siendo los lunes y los días 15 y 30, los más concurridos por los defraudadores.

Destaca que en 2016, el 45 por ciento de los internautas de México fueron afectados por el cibercrimen; mientras que en el primer trimestre de este año se registraron 1.5 millones de reclamaciones por posible fraude, cifra 10 por ciento mayor que lo acumulado en 2016, y el 91 por ciento estuvo relacionado con el comercio electrónico.

Por ello, para evitar ser víctima de un fraude es importante que el usuario considere algunas recomendaciones como: evitar realizar compras o transferencias electrónicas en computadoras de uso público, o en sitios que no cuenten con el protocolo de seguridad https:// y un candado cerrado en la barra de direcciones.

También es importante no responder ningún correo sospechoso, o mensajes de remitentes desconocidos que indiquen sobre un premio, viaje o sorteo, toda vez que para entregarlo pedirán datos personales.

Es importante, destaca, considerar que ninguna institución financiera solicita datos personales a sus clientes para verificar sus cuentas, mediante correo electrónico o llamadas; así como evitar compartir contraseñas, sobre todo las bancarias; y en caso de realizar un pago, no perder de vista la Terminal Punto de Venta (TPV).

El organismo defensor de los usuarios de servicios financieron también sugiere, en la Revista Proteja su Dinero, utilizar la tarjeta de crédito en sitios comerciales debidamente establecidos y guardar los comprobantes para posibles aclaraciones.

Asimismo, indica, antes de tirar a la basura algún documento que contenga información personal o financiera destruirlo por completo; revisar las terminales y cajeros, y en caso de identificar la presencia de aparatos añadidos no utilizarlo.

Además, de no permitir ayuda de extraños cuando se utilice cajeros automáticos y en caso de enfrentar algún problema con un producto o servicio financiero acudir a la Condusef.