La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y la Fiscalía General de Justicia del Estado de México pusieron en marcha el operativo Coordinación de Autoridades Metropolitanas, para inhibir los delitos de alto impacto en las zonas limítrofes de ambas entidades.

La institución capitalina recordó que la estrategia de seguridad tiene por objetivo inhibir los delitos de alto impacto, como robo a casa habitación, a cuentahabiente, en transporte público e ilícitos flagrantes que sean advertidos durante la implementación del protocolo.

El “estado de fuerza” está compuesto por 105 elementos de la Policía de Investigación, 115 de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, así como 80 policías de la Secretaría de Seguridad Pública de aquella entidad.

Subrayó que este viernes el operativo se desarrolló en las zonas limítrofes de las delegaciones Miguel Hidalgo y Azcapotzalco con los municipios Naucalpan y Huixquilucan.

Como resultado de la acción conjunta, detalló, seis hombres fueron detenidos; uno en la Ciudad de México en cumplimiento a una orden de aprehensión y cinco en la entidad mexiquense, entre ellos dos individuos por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Además se decomisaron tres vehículos -uno de ellos blindado-, cinco dosis de marihuana, dos gramos de cocaína en piedra, un arma de fuego tipo revólver calibre 38 especial con seis cartuchos útiles, dinero en efectivo en pesos y dólares, y diversas tarjetas bancarias.

Las dependencias encargadas de procurar justicia en ambas entidades anunciaron que continuarán con el intercambio de información respecto a las incidencias delictivas, a fin de combatir los delitos de alto impacto y evitar la impunidad.