El chef Alejandro Zárate impartió un taller sobre técnicas básicas de parrilla, durante la tercera jornada de la Verbena CDMX, tanto en la sucursal del Centro Histórico, como en la colonia Roma.

Antes de empezar a cocinar, el especialista prendió la parrilla y mencionó detalles de cómo usar el asador y los diferentes tipos de fuego (directo e indirecto).

“No vamos a embarrar la grasa en la parrilla, si esto se encuentra muy caliente los alimentos no se van a pegar”, explicó Zárate al público.

Destacó la importancia de utilizar una tapadera para evitar que aparezca una gran llama que en algunos casos da mal sabor a los ingredientes.

Usar vegetales de temporada también es importante porque son nutritivos, como los tejocotes, que si se ponen en la parrilla además dan muy buen sabor.

Más adelante Alejandro Zárate puso sal de Colima a dos champiñones para la hamburguesa que preparó al momento, junto con papas. El secreto de ese platillo es que la carne molida sea de calidad y expuso que la única manera de saber de dónde viene es que se muela bajo la supervisión del cocinero.

“No tiene que ser una carne mala, es mejor gastar en un buen ingrediente que consumirlo de dudosa calidad, eso hace la diferencia”, enfatizó.

La hamburguesa se puede preparar con carne proveniente de cualquier parte, pecho o sirlon, por ejemplo, siempre y cuando se tenga una mezcla de 70 por ciento carne y 30 por ciento grasa, que se derretirá al cocinarla.

“La parrilla se tiene que precalentar, es importante revisar la calidad de los elementos para tener una experiencia gastronómica mejor”, recomendó.

A continuación puso un poco de mostaza antigua, de grano, no líquida, que aportará acidez a la preparación sin que adquiera un sabor intenso. “No va a ser el protagónico, pero levantará los sabores”.

Algo que el chef también consideró básico es que todas las carnes se dejen reposar para que las temperaturas se equilibren y evitar que los jugos salgan disparados.

Si se procede de esa manera, recomendó, se repartirá la humedad y los jugos no se eliminarán en exceso, con lo que se mantendrá más jugosa la carne.