La senadora Verónica Martínez Espinoza, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentó un punto de acuerdo donde exhorta al Ejército Mexicano y la Marina a incluir en el Servicio Militar Nacional (SMN), la capacitación a jóvenes en materia de protección civil.

Asimismo, en el documento se hace un reconocimiento a la labor de las Fuerzas Armadas del país, por sus labores de rescate durante los pasados sismos del mes de septiembre.

En su propuesta, que se analiza en comisiones del Senado, se argumenta la importancia que tendría ese adiestramiento a miles de jóvenes que realizan cada año el SMN, los cuales estarían preparados para labores de rescate y apoyo a la sociedad y sus comunidades, en casos de sismos, inundaciones y otras contingencias.

En un comunicado, la senadora del PRI recordó que con la experiencia que tienen los integrantes de la Secretaría de la Defensa Nacional a partir del Plan DN-III, se canalizaría de mejor forma el apoyo solidario que mostraron cientos de miles de jóvenes en la Ciudad de México y en otros estados para labores de rescate y apoyo a damnificados durante los pasados movimientos telúricos.

Cada año en temporadas de huracanes, los contingentes de militares acuden en apoyo de la población damnificada para su rescate y salvaguarda, además de ofrecer ayuda a través de albergues militares; centros de acopio; puentes aéreos para la evacuación de personas y la dotación de despensas y otros artículos necesarios para la población afectada.

La senadora por Jalisco expuso que de esta manera, la Secretaría de Marina por sí misma o conjuntamente con el Ejército, Fuerza Aérea y con dependencias federales, estatales, municipales, sector social y privado pueden aminorar el efecto destructivo de agentes perturbadores.

Los planes DN-III-E y el Plan Marina, demostraron una vez más su eficacia durante los recientes sismos ocurridos el 19 de septiembre y 7 de septiembre que afectaron a varios estados y la capital del país, ya que su labor fue fundamental en el rescate de víctimas, remoción de escombros, apoyo a la población damnificada y organización y entrega de ayuda como despensas y agua a la población.

En el acuerdo se plantea que en el marco del adiestramiento que otorgan cada año a miles de jóvenes a través del Servicio Militar Nacional (SMN), se compartan las experiencias y conocimientos que se aplican en ambos planes.