Una ducha diaria con agua tibia y el secado rápido del cuerpo son recomendaciones básicas para el cuidado de la piel durante la temporada de bajas temperaturas.

La Secretaría de Salud estatal señaló que durante el invierno es importante mantener cuidados de humectación de la piel, con la finalidad de evitar infecciones leves ocasionadas por virus y bacterias.

Indicó que la piel es el único órgano que está en contacto con el medio ambiente, por lo que se encuentra expuesta a sufrir daños por climas extremos como es el calor emitido por los rayos solares o las bajas temperaturas que se presentan en esta época.

“Durante la temporada invernal, la falta de cuidados de la piel puede ocasionar daños desde resequedad y comezón hasta necrosis de alguna zona del cuerpo, como pabellones auriculares, nariz o punta de los dedos”, estableció la dependencia.

En cuanto a los grupos de población más susceptibles a que su piel sufra daños por el frío son los menores, los adultos mayores y las personas que padecen alguna enfermedad dermatológica como psoriasis, dermatitis atópica e ictiosis, así como mujeres en la etapa de la menopausia.

Todo el cuerpo debe ser humectado todos los días, sin embargo, hay partes del mismo donde se deben intensificar los cuidados, como son las manos y cara.

La Secretaría de Salud de Querétaro expuso que al ser constantemente lavadas con agua y jabón las manos pierden su hidratación natural, ocasionando presencia de grietas, que además de ser dolorosas se convierten en lugares de acceso de bacterias y por lo tanto se pueden presentar infecciones leves.

Por ello, la dependencia puntualizó que es necesaria la ducha diaria y el secado rápido del cuerpo, con el fin de mantenerlo en buenas condiciones.