La delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en el estado, en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), incineró más de 623 kilos de droga relacionados con 50 expedientes.

La dependencia informó que la destrucción se llevó a cabo en las instalaciones de la VII Zona Militar, ubicadas en el kilómetro 1+500 de la carretera Laredo, del municipio de General Escobedo.

En total se incineraron 609 kilos 46 gramos de marihuana, 10 kilos 469 gramos de metanfetamina, cuatro kilos 136 gramos de heroína y 228 gramos de clorhidrato de cocaína.

Además de 138 gramos de hachís, un gramo 21 miligramos de cocaína, un gramo 100 miligramos de ketamina, un gramo de metanfetamina, 126 unidades de metilfenidato, 115 unidades de psicotrópicos, seis unidades de metilendioxianfetamina y una unidad de metilendioximetanfetamina.

Señaló que la diligencia ministerial se realizó en cumplimiento al programa de destrucción de narcóticos y a lo dispuesto en el Código Federal de Procedimientos Penales, el cual prevé la incineración de drogas aseguradas y los objetos que son instrumentos del delito.

En el proceso de incineración se contó con el apoyo de elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), peritos y personal del Ejército Mexicano ante la presencia de representante del órgano interno de control de la PGR, quien supervisó que el proceso se llevara a cabo en términos de la normatividad de la materia aplicable.