En materia de aguinaldo, lo más recomendable es hacer un plan para definir en qué se va a gastar y lo ideal es designar 50 por ciento para pagar deudas; entre 20 o 30 por ciento para invertir, el resto a los gastos propios de la temporada y considerar para ello un presupuesto definido, de acuerdo con Scotiabank.

“La mejor forma de cuidar nuestro dinero es destinar un porcentaje del ingreso adicional de esta temporada al ahorro para obtener beneficios a un mediano o largo plazo”, explicó el director de Depósitos y Educación Financiera de la institución financiera, Alejandro del Bosque.

En un comunicado, refirió que sin importar cuál sea el monto del capital, lo relevante es comenzar, pues el dinero crecerá con el tiempo, aunque será necesario aportar periódicamente una cantidad, para crear hábitos inteligentes que coadyuvarán en el futuro.

Asimismo, aconsejó conservar la calma y dar tiempo a que las inversiones prosperen a largo plazo, así como diversificar el portafolio, ya que algunos activos generaran más rendimientos que otros, por lo que sugiere tener varios.

En este sentido, refirió que existen diversos instrumentos que pueden contribuir a este fin, como productos de ahorro, inversiones con disponibilidad diaria o a plazo, u otros fondos que generan ganancias con buenos rendimientos, mismos que ahora se pueden adquirir hasta con mil pesos.

“Sea cual sea el propósito: pagar la universidad de nuestros hijos en un futuro, dejar una herencia o lograr el enganche de tu casa, vale la pena asignar un porcentaje del dinero extra que recibimos por aguinaldo y bonos para empezar, fortalecer o diversificar nuestras inversiones”, aseguró Del Bosque.