Mikel Arriola, precandidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, advirtió del riesgo de una oferta de izquierda inaceptable, profundamente populista, retórica y autoritaria, que trata de ganar posiciones políticas.

En reunión con integrantes de la organización priista Agenda Juvenil, en las instalaciones del PRI capitalino, sostuvo que el PRD y Morena representan la izquierda con la forma más primitiva de gobierno y por ello convocó a los jóvenes a “parar la inercia clientelar del gobierno capitalino”.

Advirtió que como país no debe permitirse que se imponga esa forma de gobernar porque “si en Venezuela terminara hoy el régimen el país tardaría más de 20 años en recuperarse”.

Explicó que, de momento, la ley electoral le impide hacer propuestas concretas y por ello se limitó a delinear en términos muy generales sus ideas sobre la ciudad, en caso de obtener la candidatura priísta y, en su momento, la Jefatura de Gobierno.

Sin embargo, adelantó que en caso de que el PRI lo designe como su candidato al gobierno capitalino le dejará un capítulo de su plataforma política a los jóvenes, pues “ya se acabó la política de arriba hacia abajo”.

Luego de escuchar a jóvenes del ITAM, de las universidades Anáhuac, Iberoamericana y Nacional Autónoma de México, dijo que quienes más sufren los problemas económicos de una sociedad son los estudiantes.

Por ello, adelantó que de llegar al gobierno capitalino haría que el Metro y el Metrobús sean gratuitos para los estudiantes, a quienes reiteró que la única vía para el crecimiento económico verdadero es la disciplina en el gasto público y el control de la inflación.

Quien pretenda presentar “espejismos de cuentos de hadas, en el sentido de sacar grandes cantidades de dinero de una bolsa mágica, está mintiendo. Eso es populismo y no sirve”, advirtió.

Dijo que llevará a los jóvenes la voz de la esperanza, porque “cuando asumimos que la izquierda se va a eternizar estamos perdidos. Pero ahora ya podemos pasar la voz, para que esta campaña crezca”.