El precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade, sostuvo que cualquier persona que haya violentado la ley y desviado un peso debe enfrentar las consecuencias jurídicas, y aseguró que en su campaña no habrá un solo peso que no tenga orígen lícito y del cual no se puedan rendir cuentas.

“Que no quepa la menor duda de que en esta campaña no va a haber absolutamente un peso que no tenga un origen lícito y del cual no se puedan rendir cuentas”, subrayó en entrevista al término de su reunión con el Consejo Político del PRI en Sonora.

Al preguntarle sobre el proceso contra Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, dijo que espera que siga y que cualquier persona que haya violentado la ley, desviado un peso, enfrente las consecuencias jurídicas. “Y habremos de estar pendientes de que en ese juicio, como en todos, se observe puntualmente la ley”.

Sobre su discurso en el que recordó palabras de Luis Donaldo Colosio de un México con hambre y sed de justicia, Meade comentó que el país "sigue teniendo muchas necesidades, un país que ha avanzado mucho, que se está transformando, en donde hay muchas cosas que están funcionando mejor”.

Además “en donde podemos reconocer esperanza y certidumbre en muchas instituciones, pero donde la realidad nos apunta a que tenemos que seguir trabajando en retos de pobreza, en retos de inclusión”, detalló.

Agregó que tratarán de construir propuestas para que lo que funciona bien se fortalezca, se consolide con justicia, reconociendo que hay cosas que están caminando y "con autocrítica de que hay cosas que tenemos que cambiar".