El peso terminó esta jornada con una depreciación de 1.28 por ciento o 24.7 centavos, para ubicarse en cerca de 19.47 pesos por dólar al mayoreo, tocando un máximo de 19.5358 pesos, nivel no visto desde marzo de este año, informó Banco Base.

La entidad financiera destacó que el peso fue la divisa más depreciada del mercado cambiario, derivado de la presión que ejerce la reforma fiscal de Estados Unidos sobre el tipo de cambio por dos factores: primero porque afecta la competitividad de México y porque se espera acelere el ritmo de crecimiento de la economía estadounidense.

Sin embargo, de manera local, los inversionistas ya reaccionan a la incertidumbre relacionada con las elecciones presidenciales de 2018, lo que incide también en la paridad peso-dólar.

El incremento en la volatilidad del tipo de cambio también se debió a la baja liquidez del mercado cambiario, lo que en conjunto con un incremento en la especulación en contra del peso, permitió a la paridad alcanzar niveles no vistos en nueve meses, de acuerdo con Banco Base.

A ello se sumó una menor demanda en el mercado de instrumentos de deuda denominados en pesos y un incremento en las apuestas en favor del dólar.

Durante la sesión, el peso alcanzó un mínimo de 19.2171 y un máximo de 19.5358 pesos por dólar; el euro-peso alcanzó un mínimo de 22.7189 y un máximo de 22.8879 pesos por euro en las cotizaciones interbancarias a la venta.

En este contexto, bancos de la Ciudad de México vendieron el dólar libre hasta en 19.83 pesos, con una variación al alza de 23 centavos en comparación con el cierre previo, y lo compraron en un precio mínimo de 18.35 pesos.