El frío, el estrés, las preocupaciones económicas, la compra de obsequios, la nostalgia y los excesos en la comida y bebida pueden provocar que el sueño no sea reparador.

Estas situaciones pueden hacer que una persona desarrolle algún trastorno relacionado con la calidad del sueño, y si ya ha tenido un cuadro similar antes, como insomnio, es mayor la probabilidad de que nuevamente se presenten.

El director del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS), Reyes Haro Valencia, dijo en entrevista que, esos pueden ser en esta temporada invernal los enemigos de un sueño reparador.

Señaló que “esta época de fiestas navideñas, de fin de año, de brindis, posadas, reuniones, compras de último momento, época de balances, reflexiones, emociones encontradas, se asocia con el aumento de los trastornos del sueño como son insomnio, ronquido intenso y trastornos del ritmo circadiano”.

Estos trastornos se manifiestan a través de dificultad para dormir, despertares nocturnos frecuentes, problemas para despertar y levantarse a realizar las actividades, así como cansancio y necesidad de consumir sustancias estimulantes como bebidas con cafeína durante el día.

El especialista comentó que también puede presentarse en algunas personas el exceso de sueño como una manera de huir del mundo que rodea a una persona que vive depresión, por ello, es común que estas personas manifiesten cansancio, somnolencia y fatiga, entre otras alteraciones, por lo que aconsejó a la población que presente alguno de estos trastornos acudir a consulta médica.

También sugirió evitar cenar pesado en las fiestas y utilizar la cama sólo para dormir, evitando trabajar o comer en ella, dejar de lado la televisión y el celular al acostarse, así como utilizar tapones en los oídos y antifaz para los ojos, en caso de que sea necesario.