La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) reveló que su próximo satélite miniatura será el primero capaz de cambiar de órbita, debido a que contará con un propulsor compacto parecido a un encendedor de gas butano.

GomX-4B, es el nombre del construido a partir de seis unidades estándar CubeSat de 10 centímetros, el cual será lanzado el próximo 2 de febrero de 2018, junto con su homólogo de China.

El satélite cuyo tamaño es como el de una caja de cereal volará alrededor de su hermano gemelo GomX-4A, del Ministerio de Defensa danés, para probar sus comunicaciones de radio, destacó la Agencia Espacial Europea en su página de Internet.

La misión tiene como objetivo principal probar el enlace de radio a diferentes distancias, enrutar los datos de un satélite a otro, y luego bajar al suelo. GomX-4A, permanecerá en posición mientras GomX-4B maniobrará hasta a 4 mil 500 kilómetros de distancia.

Los propulsores suministrados por la firma sueca NanoSpace, permitirán al satélite ajustar su movimiento a una velocidad equivalente a la de un balón de fútbol pateado.

“Tenemos dos tanques de combustible presurizados conectados a dos pares de propulsores. En lugar de quemar propelente, estos son propulsores más simples de gas frío diseñados para una misión pequeña. Más simple significa más barato y más pequeño”, dijo el director de NanoSpace, Tor-Arne Gronland.

“El combustible se almacena bajo presión, luego se libera a través de una pequeña boquilla de cohete. Aunque es un gas frío, logramos un cambio sustancial de velocidad al usar butano líquido que se convierte en gas cuando sale”, apuntó.

Gronland destacó que almacenarlo como un líquido, similar a un encendedor, permite guardar la mayor cantidad posible de moléculas de butano dentro del pequeño volumen disponible, pues su forma líquida es unas 1000 veces más densa que su gas.

“En comparación con un típico satélite de media tonelada con propulsores de hidrazina 1 newton, somos casi 100 veces más ligeros y mil veces más débiles”, puntualizó.