La FAO expresó su beneplácito por la decisión de la ONU de establecer un decenio para la agricultura familiar, un día mundial de las abejas, una jornada de concienciación para combatir la pesca ilegal y declarar años internacionales para los camélidos y para la pesca artesanal y la acuicultura.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) recordó en un comunicado que a partir de ahora, el 20 de mayo se celebrará el Día Mundial de la Abeja.

A su vez, el año 2019 marcará el comienzo del Decenio de la Agricultura Familiar de las Naciones Unidas, que pretende atraer mayor atención sobre las personas que producen más del 80 por ciento de los alimentos del planeta, pero que ellas mismas, paradójicamente, son a menudo las más vulnerables frente al hambre.

Además, 2024 será el Año Internacional de los Camélidos. Al respecto, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó este jueves tres nuevas resoluciones que asignan a la FAO funciones destacadas de organización e intercambio de información.

Los polinizadores, los pequeños campesinos y los camélidos no sólo contribuyen de manera directa a la seguridad alimentaria, sino que son elementos clave para conservar la biodiversidad, una piedra angular de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, resaltó el organismo de la ONU.

Recordó que a principios de este mes, la Asamblea General también proclamó un día internacional para fomentar la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR); y un año internacional para promover la pesca artesanal y la acuicultura.

“Aplaudo el respaldo de los países miembros de la ONU a estos importantes aspectos de la alimentación y la agricultura. Las celebraciones que comienzan el próximo año ayudarán a aumentar la atención mundial e impulsar el progreso urgente para alcanzar el Hambre Cero para 2030”, afirmó el director general de la FAO, José Graziano da Silva.

La FAO destacó que las abejas y otros polinizadores -como las mariposas, los murciélagos y los colibríes-, permiten que se reproduzcan muchas plantas, entre ellas numerosos cultivos alimentarios.

El 20 de mayo ha sido elegido para el día anual, ya que coincide con la fecha del nacimiento de Anton Janša, quien en el siglo XVIII fue pionero en las técnicas modernas de apicultura en su país natal, Eslovenia –nación que impulsó la celebración-, y reconoció a estos insectos por su habilidad para trabajar duramente, requiriendo muy poca atención.

Asimismo, la FAO subrayó que más del 90 por ciento de los 570 millones de explotaciones agrícolas en el mundo están administradas por un solo hombre o una familia y dependen principalmente de la mano de obra familiar.

Estas granjas producen más del 80 por ciento de los alimentos del planeta en términos de valor, lo que confirma su importancia clave en la seguridad alimentaria mundial de hoy y para las generaciones futuras. Al mismo tiempo, la mayoría de los pobres de las zonas rurales son agricultores familiares.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible se caracterizan por una especial atención a los pequeños campesinos y los agricultores familiares, con el objetivo para 2030, de duplicar su productividad agrícola y sus ingresos, en particular de las mujeres, incluyendo a los pueblos indígenas, pastores y pescadores.

La resolución de la ONU pide que la FAO y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) apoyen la implementación del Decenio de la Agricultura Familiar, señalando que cada vez más países están haciendo progresos importantes para desarrollar políticas públicas a favor de la agricultura familiar.

La FAO señaló que los camélidos -que abarcan desde alpacas y llamas hasta dromedarios y camellos bactrianos-, son el principal medio de subsistencia para millones de familias pobres que viven en cerca de 90 países y, a menudo, en algunos de los ecosistemas más hostiles del planeta, convirtiéndolos así en un elemento de inestimable valor en la lucha contra hambre.

Constituyen una fuente principal de proteínas, leche, fibras para elaborar ropa y proporcionan también fertilizantes, a la vez que sirven como animales de tiro, carga y transporte.

La Asamblea General de la ONU aprobó además el 5 de diciembre otras dos celebraciones relacionadas con la pesca y apoyadas de manera unánime por los países miembros de la FAO, a la que invitó a servir como organismo principal en ambos eventos.

La resolución anual sobre la pesca sostenible hizo que la Asamblea General proclamara el 5 de junio como el “Día internacional para la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”.

La ONU declaró igualmente 2022 como Año Internacional de la Pesca y Acuicultura Artesanales, lo que ayudará a llamar la atención sobre los pescadores en pequeña escala, que suponen el 90 por ciento de la fuerza laboral pesquera del mundo.