La aprobación de la reforma fiscal de Estados Unidos abre oportunidades para México y sus empresas , por lo que "no hay que apanicarse", aseguró el director general de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), José Oriol Bosch Par.

Tras asegurar que hasta ahora ninguna empresa o sector en la BMV en particular mostró un impacto significativo por la aprobación de la reforma ni hay una salida de capitales, confió en que este proceso abre la oportunidad para revisar o hacer ajustes necesarios para mantener la competitividad del país.

"Ahora se nos están ajustando varias variables, está la reforma fiscal, el Tratado de Libre Comercio (con América del Norte), elecciones el próximo año, pero todo esto pueden ser oportunidades, incluso para los inversionistas, igual que los movimientos que hemos tenido como en noviembre del año pasado cuando tuvimos los resultados de las elecciones en Estados Unidos, entonces fuga no la hemos visto al menos en la Bolsa, no hemos visto salidas", dijo.

Comentó que falta conocer los detalles de la reforma y los tiempos de aplicación. "Lo que diría para los inversionistas es que no hay que apanicarse, es más fácil siempre ser pesimista, pero hay que verlo al revés, creo que es una oportunidad para revisar, para cambiar, si es el caso", indicó.

Después de una ceremonia con motivo de una oferta pública de Certificados de Capital de Desarrollo (CKDes) del fondo de capital privado Northgate, confió en que la Secretaría de Hacienda tomará la mejor decisión si es que hay que hacer cambios al esquema fiscal en la parte local.

El directivo destacó que la visión para México es positiva, porque seguirá creciendo y tendrá empresas que requeriran financiamiento y continuarán los inversionistas, pero hay que mantenerse competitivos.

Destacó que el principal indicador accionario de la BMV, el S&P BMV IPC, se encuentra en niveles de 48 mil puntos y no se observa una salida de capitales importante, al contrario, "en términos de inversión extranjera en empresas listadas en Bolsa, el número ha sido bastante bueno, e incluso, en el año hemos visto flujos de entrada", lo que prueba la visión de mediado y largo plazos de las inversiones de la Bolsa.

Explicó que la incertidumbre actual es similar a la que se generó a finales del año pasado, cuando se conoció el triunfo de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos, pero a pesar de las previsiones 2017 fue un buen año, con revisiones al alza en los estimados de crecimiento económico y en las cifras de la BMV y "es lo que va a seguir".